Jugar contra el enemigo íntimo

Marcelo Roffé, titular de la cátedra de Psicología del Deporte UP, explica cómo los problemas llevan a los deportistas a bajar su rendimiento. El caso Tiger Woods.



El éxito y el fracaso son inseparables" dice el filósofo eslovaco Slavoj Zizek. Cuando llegan los triunfos, el dinero y la fama, la vida es color de rosa, pero no todos los deportistas pueden aguantar este cóctel que los psicólogos llaman "el veneno del éxito". 

El entrenamiento mental de un deportista es fundamental para quien desea superarse y evitar los escándalos. "Va a depender mucho de la formación y los valores de cada profesional. Por eso muchos prefieren `quedar en la puerta de´. Hay que ayudarlos a aislarse de las presiones y tentaciones que el entorno ofrece" le explica a NOTICIAS el psicólogo deportivo y presidente de la Asociación de Psicología del Deporte (APDA), Marcelo Roffé

En los últimos años, varios deportistas, que supieron tocar el cielo con las manos gracias a sus logros deportivos, de un día para el otro vieron cómo su gloria se derrumbaba como un castillo de naipes. 

BUNKER
Tal vez el caso más emblemático en el último tiempo es el de Eldrick "Tiger" Woods, uno de los mejores golfistas de la historia. Se cansó de ganar torneos y coleccionar trofeos. 
Hasta el 2008 había ganado 14 majors: cuatro Masters de Augusta, tres abiertos de Estados Unidos, tres abiertos británicos y cuatro campeonatos de PGA. Se encontraba a sólo cuatro majors de Jack Nicklaus, el más ganador en la historia del golf. 
Era el deportista que más dinero ganaba en el mundo, solía superar los 100 millones de dólares por temporada y tenía el récord histórico de dinero ganado en un año: 125 millones de dólares en el 2008, superado recién este año por Floyd Mayweather con el combate contra Manny Pacquiao. Pero en el 2010, su vida daría un giro de 180 grados. Las reiteradas infidelidades que el golfista tuvo con su ex esposa, la sueca Eilin Nordegren, derivaron en el divorcio más caro en la historia del deporte. Estas aventuras le costaron 750 millones de dólares. 
a no se hablaba de sus triunfos, si no de qué mujer "nueva" aparecía catalogada como amante del golfista. Su vida profesional no sería la misma. 
Luego de estar seis meses alejado de los torneos, sus triunfos y ganancias empezaron a disminuir. Los sponsors le dieron la espalda y Tiger cayó en un pozo depresivo que parece no tener fin. Actualmente el golfista ocupa el puesto 262 del ranking oficial. 
"A medida que un deportista va creciendo, el trabajo con su mente es más exhaustivo. Lo importante para un profesional no es llegar a lo más alto, sino que es mantenerse en el máximo nivel", opina el licenciado Claudio Sosa, psicólogo deportivo y ex entrenador de David Nalbandian, Guillermo Coria y Juan Chela, entre otros. 

AHOGADO
El nadador Michael Phelps con 22 medallas (18 de oro) es el deportista olímpico más ganador de todos los tiempos. En Pekín 2008 obtuvo ocho preseas doradas y mantiene el récord como máximo medallista en una sola edición de un juego olímpico. 
Fue uno de los mejores pagos en Londres 2012, con ganancias que superaban los 7 millones de euros gracias a lo que sus patrocinadores (Speedo, Visa, Omega y Under Armour) aportaban. 

El estado físico envidiable que tiene Phelps parece no ser suficiente en su vida profesional, la mente también juega un papel muy importante en los grandes competidores. "Un 25% es el rendimiento, lo táctico otro 25%, lo físico otro 25% y la mente lo que resta. 
Pero siempre termina inclinando la balanza lo mental" dice el titular de la cátedra de Psicología del Deporte en la Universidad de Palermo, Roffé

Desde la adolescencia, el nadador estadounidense demostró un comportamiento polémico. En el 2009, se lo vió fumando marihuana con una pipa de agua. Luego decidió alejarse durante dos años de las piletas por sus adicciones con el alcohol, hasta que en el 2014 volvió a ser foco de discusión en los medios. Phelps fue sancionado por conducir en estado de ebriedad con seis meses de suspensión y la prohibición para competir en el Mundial de natación. 

"Es muy importante seguir el crecimiento del joven. Ver con quién se junta, con qué gente se rodea. Una vez que empiezan los éxitos aparecen los famosos amigos del campeón. Hay que tratar de que el atleta esté siempre con los pies sobre la tierra" explica Sosa. 
Tal vez si Phelps hubiese tenido quién lo controlará desde joven, la leyenda se hubiese agigantado. En la actualidad sólo tiene una meta: competir en los juegos de Río en el 2016. 

SIN CADENA
Lance Armstrong era uno de los ciclistas más importantes a nivel mundial. Unos años después de haber ganado el Mundial de Ruta en 1993 le detectaron un cáncer testicular con metástasis pulmonar y cerebral. Su carrera parecía haber llegado a su fin, sin embargo en 1999 se repuso de la mejor manera, logró ganar en siete ocasiones consecutivas el Tour de Francia, lo que lo convertía en una leyenda dentro del mundo del ciclismo. Pero la historia cambió. Se supo que Armstrong se dopó en su regreso a las competiciones con EPO (Eritroproyetina), una sustancia ilegal que ayuda a mejorar el rendimiento.

Como resultado le sacaron las siete competiciones que había ganado. Aún le queda un título significativo –Mundial de Ruta–, que podrían quitárselo. 

No sólo quedarían vacías sus vitrinas, sino también su cuenta bancaria, ya que tendría que pagar más de 100 millones de dólares de multa. 

Por eso, Sosa recomienda: "Es importante tener a alguien de confianza que te contenga y que siempre te aconseje para que el deportista descargue tensiones y compita concentrado. 

Por Ezequiel Perticari.-



¿Querés saber más? Clickeá aquí