Abogacia y abogados
facultad de derecho
Universidad de Palermo Facultad de
Derecho
Intranet (MyUP) Estudiantes Internacionales
Reuniones Informaciones Inscripción Online Solicitud de Información
Carrera abogacia
Eventos
» Eventos actuales
» Eventos anteriores
Noticias
» Noticias actuales
» Noticias anteriores
UP en los Medios
Publicaciones

Pág. 27 / Sección: Mundo
Volver »
Entrevista a: Cristina Rodríguez
Profesora de New York University e invitada de la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo.
Es inevitable que la gente se desilusione con Barack Obama
Cristina Rodríguez Profesora de la Universidad de Nueva York asegura que ninguno de los responsables por las torturas cometidas en Guantánamo y las prisiones secretas de la CÍA será juzgado y que, a lo sumo, "lo máximo que puede esperarse es la creación de una comisión investigadora"

En su primer día al frente de la Casa Blanca, Barack Obama intentó enviar una señal ordenando el cierre de Guantánamo. La medida, reclamada por años, apuntaba a marcar una diferencia con respecto al gobierno de George Bush. Sin embargo, conforme fueron pasando los meses, esa misma medida comenzó a revelarse más como un golpe de efecto simbólico que como un cambio de época.

Cristina Rodríguez, profesora de la Facultad de Derecho de la New York University (NYU), disertó sobre "La aplicación extraterritorial de la Constitución de los EE.UU. y el caso Guantánamo" en la Universidad de Palermo, en el marco del programa de intercambio de profesores y alumnos vigente entre las dos casas de estudio.
En diálogo con Buenos Aires Económico, Rodríguez destacó algunos de los aspectos más polémicos de la "política de seguridad" de los EE.UU. y la supuesta esperanza de cambio que encarnó Obama. Esa misma esperanza que empezó a diluirse veinte días atrás, cuando el mandatario anunció que intentará trasladar los presos de Guantánamo a una cárcel en territorio estadounidense donde serán sometidos al mismo régimen que rige hoy en la base sobre territorio cubano. Hasta los tribunales militares comenzaron a funcionar nuevamente en Guantánamo.

-¿Cómo va a hacer la Casa Blanca para mantener presos sospechosos de manera indefinida, sin pruebas en su contra pero con la presunción de que son una amenaza a futuro? ¿Cómo sostendrán jurídicamente una sentencia previa?
-No se sabe todavía cómo van a intentar justificar ese régimen desde el punto de vista legal. Sería algo completamente nuevo. No hay antecedentes. Lo que sí hay ahora en los EE.UU. es un gran debate sobre esta cuestión. Hay mucha gente que dice que quizás haya que desarrollar un sistema de detención preventiva; algo que me parece realmente muy preocupante. En el Reino Unido ya existe un sistema de detención preventiva, pero sólo se puede detener a un sospechoso por hasta 72 horas, no de manera indefinida como sucede en Guantánamo. Se está empezando a discutir cómo construir un sistema con esas características, hay muchos analistas y catedráticos que apoyan este régimen, pero la administración Obama no dijo nada al respecto todavía. Creo que deben estar teniendo un muy fuerte debate interno sobre este tema.

INFORMES BAJO LA LUPA. El problema que enfrenta Obama, señala Rodríguez, es que "a muchos de los detenidos de Guantánamo no se los puede juzgar porque no hay pruebas contra ellos, o las que hay no son válidas porque fueron obtenidas bajo tortura. Va a ser difícil seguir manteniéndolos presos si se los juzga, pero también se sabe, gracias a los informes de los servicios de inteligencia, que son presos peligrosos y que van a volver a intentar atacar a los EE.UU. Yo no se qué haría en esa situación y esa es la situación que enfrenta Obama".

Rodríguez no tiene en cuenta, sin embargo, que fueron los informes de esos mismos servicios de inteligencia los que aseguraban erróneamente que había armas de destrucción masiva en Irak.

¿Cómo está afectando la imagen de Obama esta vuelta atrás en un tema como Guantánamo, que fue tan importante durante la campaña?

-En los EE.UU. el tema de los presos en Guantánamo no va a tener un gran impacto. A la mayoría de los estadounidenses no le importa lo que pasa en Guantánamo. De todas maneras, creo que es inevitable que la gente se vaya a desilusionar con Obama. Las expectativas en el mundo eran demasiado altas, pero era obvio que iba a llegar un momento, como éste, en que iba a tener que actuar como comandante en jefe de los EE.UU. y tomar decisiones que no iban a gustar.

-¿Por qué tanta atención mundial en Guantánamo y en los EE.UU. casi no importa?

-Creo que Guantánamo es un símbolo del poder de los EE.UU. en el exterior y es un símbolo muy potente porque fue un lugar en el que la administración Bush ejerció un poder sin límite. Para el mundo es un claro símbolo de los excesos.

-Sin embargo, los EE.UU. están formando un nuevo Guantánamo en Afganistán, en la cárcel de Bagram.
-Guantánamo es único en el sentido en que es el único lugar que existe en el planeta que no es parte del territorio de los EE.UU. pero sobre el que Washington tiene el control total. Bagram es una base militar. Los EE.UU. sí tienen el control, pero no es un control total, lo que enfrenta a las cortes por estas horas es decidir si Bagram es lo suficientemente parecido a Guantánamo para determinar si la Constitución debe o no aplicarse allí también. Obama asegura que Bagram es diferente, por lo tanto que no puede aplicarse la Constitución de los EE.UU. allí. Obama asegura, por un lado, que Guantánamo es un error y debe ser cerrada, y por el otro lado quiere seguir imponiendo el mismo régimen en Bagram. Está muy preocupado por los símbolos pero en realidad muchas de sus políticas son idénticas a las de la administración de Bush.

-¿Se aplica la Constitución de los EE.UU. en Guantánamo?
-El fallo de la Corte Suprema de los EE.UU. en el caso Boumediene-Bush determinó la aplicación extraterritorial de la Constitución. Este fallo de la Corte es realmente un fallo revolucionario. Por un lado, extiende la aplicación de la Constitución estadounidense a aquellos territorios en los que Washington tiene el control efectivo y, por el otro, subraya la importancia del acceso al hábeas corpus, que es la manera más importante de asegurar que mantenemos un gobierno limitado y que seguimos protegiendo los derechos contra la reclusión arbitraria y sin base. Sin embargo, este fallo dejó muchas preguntas abiertas que habrá que ir respondiendo de ahora en más. La primera es si este fallo se aplica sólo a Guantánamo o es extensible también a Bagram. Otro interrogante tiene que ver con cuál es exactamente el "debido proceso" en este contexto. La Corte no dijo qué hay que hacer en el futuro con los detenidos, ni qué tipo de "debido proceso" merecen.

-¿Serán investigados por la Justicia Bush, Cheney, Rumsfeld y Rice?

-Hay un proceso iniciado en España cuya legitimidad es dudosa ya que el tema de la jurisdicción internacional se acota a circunstancias vinculadas con crímenes contra la humanidad o situaciones en las que no hay confianza en que el sistema judicial local vaya a juzgar a los responsables, que no es el caso. De todas maneras, me parece que es útil que las cortes extranjeras ofrezcan un foro para debatir, porque es obvio que en los EE.UU. no va a haber juicios. Lo máximo que podemos esperar es una comisión investigadora.
¿Desea Información?
Tel.:
     
Derecho UP en Facebook
Derecho UP en Twitter
UP Derecho
Anuario de Derecho Ambiental
Revista de Teoría del Derecho
Anuario de Derecho Ambiental
Vida Estudiantil
Biblioteca
Seguinos en
 
UNIVERSIDAD DE PALERMO
BUENOS AIRES - ARGENTINA
Centros de Informes e Inscripción:
Tel: (5411) 4964-4600 | informes@palermo.edu | Av. Córdoba 3501, esq. Mario Bravo | Av. Santa Fe esq. Larrea 107
 
Prohibida la reproducción total ó parcial de imágenes y textos. Términos y condiciones.