Abogacia y abogados
facultad de derecho
Universidad de Palermo Facultad de
Derecho
Intranet (MyUP) Estudiantes Internacionales
Reuniones Informaciones Inscripción Online Solicitud de Información
Carrera abogacia
Eventos
» Eventos actuales
» Eventos anteriores
Noticias
» Noticias actuales
» Noticias anteriores
UP en los Medios
Publicaciones

Publicación: Miércoles 11 de noviembre de 2009.
Volver »
Entrevista a: Ernesto Garzón Valdés, Doctor Honoris Causa de la Universidad de Palermo.
"El justicialismo es el gran velo de la ilusión argentina"
Según el politicólogo y diplomático, el PJ no ayuda a tener una percepción de la realidad

La gran promesa argentina, aquella ambición bien fundada por la cual este país podría haberse convertido en una potencia, fue malograda por una serie de fracasos políticos.

Es un fenómeno difícil de explicar, que el doctor Ernesto Garzón Valdés, reconocido politicólogo argentino radicado en Alemania, filósofo del derecho y ex diplomático, denomina "el desmilagro argentino".

"La Argentina es un milagro al revés. ¿Cómo es posible que un país que lo tiene todo llegue a convertirse en una sociedad tan indecente? Porque ha tenido varios velos de la ilusión, como yo los llamo. Ha desfigurado la realidad con datos falsos y ha pretendido después salvar esa realidad con formas irracionales de vida, como esta continua anomia, en la que la protesta es la normalidad. El peronismo es el gran velo de la ilusión de este país", dice.

En 1974, Garzón Valdés fue expulsado del Servicio Exterior de la Nación y en 1976, de sus puestos académicos. Se exilió en Alemania, donde sigue residiendo en la actualidad. Cuando Raúl Alfonsín llegó a la Presidencia, lo reintegró al Servicio con el más alto rango diplomático. Garzón Valdés acaba de visitar su país para recibir sendos doctorados honoris causa por las universidades de Buenos Aires y Palermo.

-Visto desde Alemania, ¿qué papel tiene la Argentina en el orden mundial?
-Hoy no tiene ningún papel importante para la opinión pública internacional. Por eso los líderes europeos no visitan la Argentina, porque piensan que tiene poco que ofrecer, excepto en lo cultural. Lo que representa al país y lo que parece ser su norma es la noticia del escándalo. Los observadores de la Argentina se preguntan cómo es posible lo que sucede aquí.

-¿Y usted cómo lo explica?
-Como el "desmilagro" argentino. El milagro al revés. Como el destino del hombre de Neanderthal, que pudo haber sido el Homo Sapiens, pero no llegó. La responsabilidad por ese destino es nuestra: no se puede buscar la culpa afuera.

-¿Cuál es esa culpa?
-Vivir tras el velo de la ilusión. A la realidad se le agregan datos falsos que satisfacen el deseo de las ilusiones, pero desfiguran la realidad y conducen a la decepción profunda. La Argentina ha vivido varios velos de la ilusión: el neoliberalismo, la Argentina potencia y, sobre todo, la ilusión del peronismo. Creo que a diferencia de las vidas individuales, donde si uno escoge mal se muere, en los pueblos no hay destinos que terminen, porque su vida sigue adelante. Si soy escéptico, es porque creo que somos tejedores formidables. Cuando se nos acaba un velo, tejemos rápidamente otro. Pensamos que podemos salvar la realidad con formas de vida irracionales.

-¿Por ejemplo?
-La anomia. La permanente desobediencia civil, que sólo es justificable jurídica y moralmente como un estado de excepción, como fue el caso de la lucha contra el racismo en los Estados Unidos. Si la población cortaba un puente, esa desobediencia, que constituye un delito, tenía una finalidad clara. Pero cuando la excepción es la regla, se vive en la anomia, en un sistema en el que la protesta es la normalidad. Hay un problema conceptual grave.

-¿Cómo se revierte esa suerte de legitimación del caos?
-La vida civilizada se forja con la obediencia a la ley. El problema es que cuando una sociedad viola constantemente el orden constitucional y se rige por sistemas normativos paralelos, surgen las mafias. La única solución es tomar la Constitución en serio y dar el ejemplo de arriba hacia abajo.

-¿Cómo pasamos de la promesa al "desmilagro"?
-Sobre la Argentina, hubo una esperanza fundada de que podía llegar a ser un gran país. Teníamos las mismas posibilidades de desarrollo que Canadá y Australia, el mismo ideal de una sociedad justa y decente. ¿Cómo se acabó? Por una serie de fracasos político-ideológicos. Se crearon ilusiones falsas, sumadas a un facilismo fatal. No se creó una gran industria nacional. La burguesía ascendente, que aquí fue la clase media, quiso imitar a la clase dirigente que había establecido un sistema colonial. Esto fracasó, y esas clases fueron captadas por ideologías falsas, como el peronismo.

-¿Cómo explica el éxito del peronismo?
-Le respondo con una anécdota. Gino Germani le dijo una vez a Mario Bunge: "Me voy de la Argentina porque cuando un sociólogo está en un país del que no comprende su fenómeno político más importante, nada tiene que hacer allí". Los contornos del peronismo no son claros. ¿Es un fascismo latinoamericano, un populismo a ultranza...?

-¿Por qué, entonces, la gente lo sigue votando?
-Porque el peronismo le da la bandera de una ilusión, con su proclama de justicia social. El peronismo es el gran velo de la ilusión de este país. Para que el velo exista, de hecho se necesitan tejedores que tengan el interés de que el velo no se caiga. Si se rompe, lo remiendan enseguida. Ese velo significa para muchos la única posibilidad de acceso al poder político, cuya práctica en la Argentina es, en general, una de las formas más rápidas y seguras de enriquecimiento.
¿Desea Información?
Tel.:
     
Derecho UP en Facebook
Derecho UP en Twitter
UP Derecho
Anuario de Derecho Ambiental
Revista de Teoría del Derecho
Anuario de Derecho Ambiental
Vida Estudiantil
Biblioteca
Seguinos en
 
UNIVERSIDAD DE PALERMO
BUENOS AIRES - ARGENTINA
Centros de Informes e Inscripción:
Tel: (5411) 4964-4600 | informes@palermo.edu | Av. Córdoba 3501, esq. Mario Bravo | Av. Santa Fe esq. Larrea 107
 
Prohibida la reproducción total ó parcial de imágenes y textos. Términos y condiciones.