En la reglamentación de la ley puede estar el éxito del blanqueo

Juan Manuel Lavignolle, director de la carrera de Contador Público de la Universidad de Palermo, realizó una nota sobre la ley de blanqueo y de reparación histórica para jubilados, aprobada por el Senado a finales de junio.



La norma sancionada por el Congreso y recientemente promulgada ha generado una serie de dudas, temores, incertidumbres y diferentes opiniones. Los sectores involucrados —profesionales en ciencias económicas, abogados, cámaras empresarias, entre otros— han manifestado sus puntos de vista. Ahora el dilema será observar si la reglamentación y las normas aclaratorias emitidas por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) podrán abarcar las expectativas de los contribuyentes para que este blanqueo sea exitoso para el Gobierno.

En este contexto, el Centro de Investigación Contable de la carrera de Contador Público de la Universidad de Palermo realizó un relevamiento —antes de la reglamentación— entre profesionales y contribuyentes a fin de conocer: i) ¿Qué cuestiones consideran que deberá resolver la reglamentación a efectos de que el proceso sea exitoso?, ii) ¿Cuáles son las mayores inquietudes que se perciben de los contribuyentes que están analizando ingresar al blanqueo? y iii) Si los contribuyentes y los profesionales ven al blanqueo como una posibilidad con la que pueden beneficiarse, lo que podría inferir su potencial ingreso.

En relación con el primer punto, los tres temas que los encuestados consideraron fundamentales fueron:

• Los controles a efectos de evitar dinero proveniente de narcotráfico, lavado de dinero u otros delitos.
• El tratamiento de las sociedades en el exterior y los trusts irrevocables.
• Los bienes a nombre de familiares o testaferros.

Se percibe una gran preocupación del público en general por no validar en este proceso dinero proveniente de actividades ilícitas y por la situación de los bienes puestos a nombre de familiares o testaferros (en cierto modo, el artículo 39 de la ley promulgada puede cubrir esta situación). También hay inquietud por parte de los profesionales en resolver la valuación de las sociedades en el exterior para su ingreso al blanqueo.

Con respecto a las preocupaciones de los contribuyentes, las cuestiones más ponderadas se refieren a:

• La documentación de respaldo que solicitará la AFIP para validar los bienes a blanquear.
• La situación de los contribuyentes que no ingresen al blanqueo, respecto de presentar declaraciones juradas de confirmación de datos anteriores.
• El secreto fiscal y la obligación de la AFIP de brindar a la Unidad de Información Financiera (UIF) la información requerida.
• La posibilidad de incluir dinero en efectivo depositado en el exterior.
• La contingencia en cuanto a la adhesión de las jurisdicciones que dejaría expuestos a los contribuyentes a reclamos de fiscos locales.

Profundizando en el perfil de los encuestados, encontramos que, para los contadores, hay temas técnicos que ponderan en la necesidad de resolución, donde se destacan las sociedades en el exterior y la documentación relacionada con la validación de los bienes a blanquear. No obstante, en el resto del público que no son contadores, el secreto fiscal y la situación de contribuyentes que no ingresen al blanqueo fueron los puntos en los que se observó una mayor preocupación.

Adicionalmente, y volviendo a los contadores, surgieron otros aspectos que merecen ser destacados, como las implicancias profesionales y legales para los profesionales que firmaron balances de empresas que adhieran al blanqueo y los problemas de valuación en relación con los bienes y su posterior tratamiento. También se relevó la percepción de los contribuyentes en relación con el beneficio que ven en el blanqueo, lo que arrojó un 75% de respuestas positivas totales, porcentaje que baja a un 55% en el caso de los no contadores.

El estudio refleja la necesidad de profundizar las cuestiones prácticas que generan ansiedad en los profesionales, la potencial imposibilidad en la aplicación fundamentalmente por el lado de sociedades en el extranjero y los requisitos documentales que, por temas de jurisdicción, sean inviables. Por otro lado, en el público en general, clarificar y brindar seguridad en relación con el secreto fiscal y la situación de contribuyentes que no ingresen, ya que se observó que dichos temas genera desconfianza en el blanqueo.

En este contexto, el peso específico que tiene la reglamentación de la ley y las normas que pueda emitir la AFIP será de gran ponderación; habrá que ver si es suficiente.

El trabajo de campo fue realizado relevando 577 casos entre el 11 y el 13 de julio de 2016. Se hizo mediante la plataforma Typeform y las respuestas fueron virtuales, en un 71% a través de computadora o laptop, un 26%, smartphone.



¿Querés saber más? Clickeá aquí