Crudo primer balance: las empresas invirtieron sólo la mitad de lo proyectado y un 26% redujo personal

Gabriel Foglia, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas, realizó un balance de la inversión de las empresas en 2016.



Una encuesta de Hidalgo & Asociados confirma que el panorama de las empresas durante 2016 fue peor de lo que se esperaba. A comienzos de año, un 10% pensaba hacer recortes en la nómina, pero la pérdida de empleo se expandió en un clima recesivo. Apenas un 9% tuvo crecimiento en la actividad.

Este año de alta inflación, retracción del consumo y demora en la definición de inversiones productivas, las empresas se dedicaron definitivamente a hacer números para mantener tanto los niveles de negocio como los puestos de trabajo.

Así lo demostró el último reporte de la consultora Hidalgo & Asociados, el cual puso sobre el tapete que no se cumplieron las altas expectativas optimistas que tenían los empresarios a principio de año.

De acuerdo al informe "Balance 2016", muchos de los que esperaban sostener la estabilidad vieron decrecer tanto sus ventas como el "headcount".

Solo el 10% de las empresas estimaba al inicio del año que reduciría su nomina de empleados este año, mientras que un 23% esperaba incrementarla. Pero ya con las cartas sobre la mesa, el último reporte indica que el 60% logró mantener su plantilla, un 26% debió reducirla y sólo un 14% la multiplicó.

Como punto positivo, desde la mencionada firma resaltaron a iProfesional que "el negocio disminuyó más que el volumen de personal, y se tendió a cuidar la fuente de trabajo".

"El balance que realizamos con las empresas a principio de año, con el nuevo escenario político, había sido un poco más positivo. Esperábamos un primer año de gestión que traccione mejor a la economía de lo que sucedió", reconoció Manuel Rossi, CEO del Grupo Hidalgo.

Quienes evidenciaron recortes, lo hicieron sobre todo por baja en las operaciones (40%) aunque en otros casos se buscó ahorrar costos multiplicando la eficiencia.

Por el contrario, las compañías que contrataron lo hicieron para nuevos roles o reemplazos. Sobre todo sumaron analistas, mientras que la tendencia fue en detrimento de los operarios y supervisores.

Al evaluar este movimiento por sectores, Rossi destacó que las empresas relacionadas a la tecnología "o se mantuvieron bien o crecieron" y siguen viviendo "una situación casi de pleno empleo".

En paralelo, las industrias más dañadas fueron las de hidrocarburos. "Muchos proyectos se postergaron, aunque ahora estamos teniendo una especie de empuje hacia arriba, con algunas empresas que están reclutando, sin llegar a un boom", advirtió el CEO.

Las multinacionales de consumo masivo son otro rubro en donde el golpe a la demanda repercutió en su capacidad de dar trabajo. Y según Rossi, también las automotrices"continúan sin reflotar, no contratan pero no expulsan más gente".

El informe de Hidalgo & Asociados se basa en testimonios de 142 empresas, con dotaciones de entre 100 y más de 3000 empleados y una facturación anual superior a los $10.000 millones.

Al inicio de 2016, el mismo estudio detectó que el 70% de las empresas encuestadas esperaba estabilidad, el 12% anticipaba reducciones en el negocio, mientras que el 18% restante auguraba un incremento.

Ahora, casi la mitad (49%) afirma que su negocio se mantuvo estable, mientras que un 42% detectó disminución en la actividad y solo 9% un aumento.

En base a la misma encuesta, Gabriel Foglia, decano de la escuela de negocios de la Universidad de Palermo, también concluyó que "claramente 2016 es un año donde las perspectivas económicas fueron más optimistas que la realidad".

La caída en el consumo de productos y servicios fue la causa principal de la retracción, según indicó el 85% de los empresarios.

Un 10% vio también el cierre de mercados e incluso el traslado de operaciones a otros países (5%).

Por el contrario, quienes crecieron en este período de recesión lo hicieron a partir de nuevas líneas (50%), mayor demanda (25%) y apertura de mercados (10%) entre otros factores.

Y en este contexto recesivo en el cual la famosa "lluvia de dólares" que esperaba el gobierno nacional para reactivar la economía se hace esperar, sólo el 41% de estas firmas encuestadas -ya presentes en el país- concretaron inversiones este año.

"Las empresas que proyectaban crecer a principio de año, necesitaban invertir. Y al no darse ese crecimiento, la misma cantidad de empresas a la postre invirtieron. Sin embargo, muchas solo lo hicieron por la mitad de lo que habían proyectado inicialmente", evaluó Rossi.

De hecho, sólo un 25% de ese grupo cumplió con más del 75% de programa pautado para este año. La mayoría solo concretó entre un 26% y un 50% de sus planes.

"Lo interesante es que gran parte de las empresas continúa invirtiendo. Si bien, muchas no cumplieron con el 100% de lo planeado, se vislumbra que las inversiones finalmente se llevaron a cabo. Esto nos hablaría de una expectativa positiva para el futuro cercano", concluyó Rossi.

"El ansiado y esperado segundo semestre no llegó y las expectativas de reactivación económica pasaron para 2017, pero hubo un reordenamiento y sinceramiento estadístico que fue valorado como positivo por los empresarios", dijo Foglia en la misma línea.

Desvíos

Como ya viene sucediendo en los últimos años en los que la inflación se muestra en niveles elevados, la mayoría de las compañías tuvieron que modificar durante el año sus presupuestos cerrados en 2015.

El 55% de las empresas encuestadas por Hidalgo & Asociados realizó cambios. La mitad planificó un presupuesto inferior al real, mientras que la otra mitad evidenció un exceso.

Las causas de este "desvío presupuestario" fueron errores al calcular la tasa de cambio y la inflación. Sólo un 11% acusó que la retracción del negocio le obligó a modificar la pauta de su compañía.

En los incrementos salariales se juega buena parte de ese presupuesto. La mayoría de las empresas entregó en promedio aumentos del 32% para empleados dentro de convenio y de30% para los que están por fuera.

En cuanto a términos salariales se refiere, "se sigue fortaleciendo la práctica de otorgar el ajuste anual en dos o tres instancias a lo largo del año, y todo hace suponer que así se mantendrá mientras que los niveles de inflación sigan siendo elevados", dijo Rossi.

"Las empresas ya dan anticipos del ajuste que tienen planeado, pero esperan a ver como cierran las paritarias", aclaró el ejecutivo.

"Quizás antes se daban en meses diferentes, y no importaba porque el solapamiento es algo que se instaló casi hace 10 años. Pero ahora se espera a ver qué cierran los sindicatos para terminar de emparejar con una última cuota", explicó.

En ese marco, el informe relevó que el 57% de las empresas afirmó que existe solapamiento salarial, fundamentalmente entre las posiciones de supervisores y operarios.

Beneficios

Pese al contexto menos optimista de lo esperado, el 89% de las empresas encuestadas mantuvo los beneficios al personal durante estos tres primeros trimestres.

Solo el 8% confesó haber aplicado una reducción en su actual política de beneficios por "temas presupuestarios".

En esos casos los más afectados fueron: medicina prepaga (cambio de plan o cobertura), cobertura de cuota de estudios universitarios, préstamos y regalos al personal.

Los beneficios comprenden entre un 1% y un 10% de la compensación total, según Hidalgo & Asociados.



¿Querés saber más? Clickeá aquí