Orientación vocacional. 5 consejos para padres

Muchas veces los padres no sabemos cómo acompañar a nuestros hijos mientras crecen. Buscamos un equilibrio entre ayuda e independencia, entre mostrar el camino y dejarlos equivocarse. Aprendemos a ser padres atravesando junto a ellos los cambios, las dudas y las nuevas experiencias. Cuando son bebés la dependencia es total, en la infancia nuestros hijos van ganado autonomía con la entrada al jardín de infantes y los primeros amigos, y la adolescencia es la etapa de diferenciación de la familia y de identificación con sus pares.

El vínculo entre padres e hijos se va construyendo a lo largo de toda la vida y en cada etapa los padres tenemos roles diferentes. Y aunque no haya recetas (porque cada familia es diferente), tenemos algunas sugerencias para acompañar a los hijos en la etapa de elección vocacional:

1. Crear un entorno seguro.
La confianza es fundamental para poder conversar con los hijos sobre las dudas, inquietudes, temores, esperanzas y sueños presentes en la elección de un proyecto de vida.

2. Ayudarlos a conocerse
Es frecuente que los jóvenes no sepan qué les gustaría estudiar o duden entre carreras muy diferentes. Esto no necesariamente implica un obstáculo. Es la etapa de conocerse, plantearse qué es lo que verdaderamente les gusta, cuáles  son sus intereses, habilidades y potencialidades. Los padres pueden colaborar contándoles cosas que a lo mejor los jóvenes no recuerdan y forman parte de su identidad: anécdotas, los juegos que disfrutaban jugar cuando eran chicos, los temas que disfrutaron aprender, entre otras cosas.

3. Diferenciar nuestros deseos de los de nuestros hijos
La elección de una carrera es la elección de una forma de vida, cada uno debe hacer su elección de manera independiente y reflexiva. El rol de los padres es acompañar a los hijos en el proceso y no imponer sus deseos.

4. Promover la búsqueda de información. 
La oferta académica actual es enorme, además de las carreras tradicionales hay muchas carreras nuevas que tal vez nuestros hijos y nosotros mismos desconozcamos. La formación después de la escuela secundaria puede continuar con carreras cortas, tecnicaturas o carreras de grado. Explorar la información disponible nos permite conocer la formación que ofrece cada una y conocer las posibilidades de inserción laboral.

5. Demostrar el afecto y ser pacientes. 
Durante el último año de la escuela secundaria los jóvenes escuchan de su familia, los docentes, los amigos muchas veces la pregunta sobre qué van a estudiar. Cuando aún no están decididos esta pregunta puede tornarse una carga. El proceso de orientación vocacional es, justamente un proceso en el cual la incertidumbre es una parte importante. La etapa de elección vocacional no debería apurar a los jóvenes a tomar una decisión apresurada ni ser una preocupación para ellos ni para su familia.

Si la indecisión sobre qué estudiar plantea preguntas, propicia la búsqueda de información y el autoconocimiento permite arribar a una elección segura y factible de sostener en el tiempo.

Lic. Malena Cogorno
Departamento de Colegios
Universidad de Palermo

Para más información contactate con el Departamento de Colegios. Clickeá aquí