Diego Guzmán, arquitecto UP, es gerente de Tosud Constructora

Con una amplia experiencia en estudios como MSGSSS y Vizora Desarrollos Inmobiliarios, participó en proyectos como la dirección de obra del Hotel Mio Recoleta.
Diego Guzmán, arquitecto UP, es gerente de Tosud Constructora

Entre las cosas que más disfruta de su profesión, Diego Guzmán, egresado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Palermo, resalta el trabajo de campo: “Me gusta recorrer las obras y desarrollar mis tareas desde el lugar de la construcción”. Con una amplia experiencia que incluye estudios como MSGSSS y Vizora Desarrollos Inmobiliarios, Diego participó en distintas obras a lo largo y ancho del país, y actualmente es gerente de Tosud Constructora S.A. “Dentro del desarrollo diario laboral, es muy importante tener visión integral de los temas y la organización de los diferentes sectores de la empresa”, comenta sobre su actividad, donde actualmente se encuentra a cargo de tres obras. A los futuros profesionales, les recomienda que “se mantengan actualizados, porque la arquitectura es una profesión en la cual se aprende día a día y nunca se deja de hacerlo”.

¿Cuáles son las exigencias que te corresponden como gerente en Tosud Constructora S.A?

Hacer la supervisión y organización de las obras y de la empresa. Es lo que más me gusta. Se debe tener visión general de todos los temas y no una particular de la obra en sí, incluyendo el departamento de compras, la administración, los presupuestos, la logística y el depósito, los recursos humanos y, por supuesto, la planificación a futuro. La estrategia, planificación, profesionalización, reorganización y actualización son tareas fundamentales para el crecimiento de una constructora.

¿Cómo se lleva a la práctica esas tareas?

En mi caso, me gusta recorrer las obras y desarrollar mis tareas desde las mismas. Tengo distintas responsabilidades: planificaciones, control y actualización de presupuestos, certificación de obras, cash flow, diseño de la infraestructura de producción, control de calidad y ejecución, supervisión de las medidas de seguridad, análisis de negocios de inversión, análisis de licitaciones, revisión de documentación ejecutiva de obras, entre otras.

¿En qué proyectos estás desarrollando actualmente?

Como gerente de Tosud Constructora S.A, estoy a cargo de tres obras: la ampliación del Recoleta Gran Hotel, un edificio de viviendas en Belgrano y una casa en Parque Leloir. Paralelamente, el proyecto más importante al cual nos estamos dedicando en la empresa es la adecuación del rubro de la construcción a los nuevos protocolos sanitarios. El coronavirus trajo consigo normas sanitarias que seguirán vigentes post pandemia.

¿Qué es lo que más disfrutás de tu trabajo como arquitecto?

Al ser una actividad que solo se puede realizar en equipo, interactúo con muchas personas diariamente. Desde comitentes que nos encargan las obras, directores, jefes de obra, sobrestantes, administrativos, arquitectos proyectistas, asesores técnicos, equipos de trabajo en obra, técnicos y licenciados en seguridad e higiene, hasta auditores, y las personas que integran el equipo de la empresa de cada uno de los departamentos antes descriptos. Lo que más disfruto de la arquitectura es la interacción con diferentes profesiones.

¿Qué experiencias fueron un desafío en tu carrera?

Trabajando para MSGSSS (Manteola, Sanchez Gomez, Santos, Solsona, Sallaberry), en el 2004 me tocó realizar la dirección de obra del Hotel Mio Recoleta. Más allá de la experiencia que me brindó desempeñarme en un estudio tan prestigioso, el aprendizaje y los conocimientos adquiridos fueron fundamentales para llegar a ser quién soy hoy como arquitecto. Asimismo, el Hilton de San Miguel de Tucumán, para Vizora Desarrollos Inmobiliarios, fue otro punto importante en mi vida profesional, ya que era un trabajo en el interior del país, con todo lo que eso conlleva: vivir dos años en esa ciudad, las diferencias y obstáculos que se presentaron, los cambios en la planificación de las tareas y logísticos. Fue un desafío muy lindo. También considero que la docencia fue una etapa importante en mi formación. Fui profesor en la materia Producción y Gestión, de la Facultad de Arquitectura de la UP. La permanente interacción con los alumnos y otros profesionales incentivan los diferentes puntos de vista y el trabajo en equipo.

¿Qué resaltarías de tus años de formación académica?

Ingresé a la Facultad de Arquitectura en 1997. La dedicación personal de los docentes para con los alumnos fue algo que valoré mucho. La infraestructura de la Universidad de Palermo, desde los edificios y sus comodidades, pasando por la biblioteca hasta los eventos deportivos, es algo que destaco siempre. Facilitó el aprendizaje y la interacción entre los compañeros de la facultad y de otras carreras. Además, las materias electivas, que cursábamos en otras facultades de la UP, nos permitieron experimentar y aprender diferentes temas, que complementaban los propios de nuestra disciplina.

¿Qué recuerdos tenés del día a día en la UP?

Tengo muchísimos, y afortunadamente todos son muy lindos. De mis compañeros recuerdo que éramos un curso muy unido. Solíamos juntarnos a estudiar en la facultad o en diferentes casas para hacer los trabajos en grupo, salir a comer o tomar algo. Compartimos no solo la cursada, sino también la vida posterior. Siendo una carrera de mucha demanda horaria, terminábamos conviviendo cuatro o cinco personas en un departamento para preparar los trabajos de las diferentes materias.

¿Qué te gustaría aconsejar a los futuros graduados en arquitectura?

Disfruten la carrera y a sus compañeros porque se pasa muy rápido. También las noches de entrega, los workshop, los jury, aprovechen al máximo cada instancia. Estudien, investiguen y manténganse actualizados porque la arquitectura es una profesión en la cual se aprende día a día y nunca se deja de hacerlo. Sean honestamente profesionales. Quizás el día de mañana se comuniquen con ustedes desde la Universidad para entrevistarlos sobre su cursada y la vida profesional que llevaron adelante, y no van a poder creer que pasaron 18 años desde que se recibieron.

Ver otras notas >