Guillermo Ibarra, Lic. en Periodismo UP, creador del proyecto “No fue un juego” junto con el Museo del Holocausto de Bs. As.

Guillermo Ibarra, Lic. en Periodismo UP, creador del proyecto “No fue un juego” junto con el Museo del Holocausto de Bs. As.

¿Cuál fue el premio que ganaste y por qué?

En junio del año pasado comencé a investigar sobre historias de fútbol durante el nazismo y el holocausto. Desarrollé esta idea junto a un equipo con el que empezamos a trabajar con el Museo del Holocausto de Buenos Aires con el fin de presentar un proyecto museológico e itinerante que pudiera concientizar sobre los peligros de la exclusión, el desprecio y la discriminación en general, tanto en el fútbol como en la sociedad. Es por eso que la Federación Alemana de Fútbol decidió reconocer a “No Fue Un Juego” con el Premio Julius Hirsch, debido al compromiso excepcional del proyecto contra la exclusión, el racismo, el antisemitismo, y en pro de la diversidad y la tolerancia.

¿A qué te dedicas actualmente?

Hice la Licenciatura en Periodismo en la Universidad de Palermo. Desde 2013 trabajo en Data Factory, que es una compañía de Tecnología y Deportes que se dedica a comercializar estadísticas deportivas, allí estoy a cargo del equipo de preproducción, que se encarga de planificar todos los eventos que cubre diariamente la empresa. Además sigo trabajando en el crecimiento de “No fue un juego”, ya que más allá de todo lo que conseguimos este año aspiramos a seguir de la misma manera en 2019.

¿Qué es lo que más te gusta de tu posición actual?

Lo que más me gusta de mi trabajo va de la mano con lo que aprendí en los años que estuve en la Universidad de Palermo, ya que por el tipo de empresa en la que estoy tengo contacto diario con chicos y chicas de otros países, culturas y costumbres. Mi trabajo me puso en una posición en la que a veces tengo que estar más al tanto de si hay un terremoto en Quito que en lo que sucede en Argentina, ya que mi equipo está conformado por personas de siete países diferentes.

¿Qué es lo más importante que aprendiste en la Universidad?

La Universidad de Palermo se destaca porque tiene como característica incorporar alumnos de todas partes de Latinoamérica y por eso no es necesario irse de Argentina para conocer otras culturas, más allá de que viajar abra la mente. Tiene un plan de estudios a la altura de la carrera, y destaco que la UP me invitó a conocer y generar un vínculo muy directo con colombianos, venezolanos y salvadoreños que vienen con sueños, como tenemos cualquiera de nosotros. Considero que para construir hay que integrar e incluir, ese es el gran mérito de la universidad. No solo me llevé el título, sino que también aprendí del sacrificio que puede hacer un chico que a los 18 años deja a su familia a ocho mil kilómetros para ir en busca de un sueño.

¿Qué les dirías a los futuros graduados en Periodismo?

Que no bajen los brazos, que se animen, que crean en una idea, que las frustraciones de una profesión bastardeada por muchos de quienes la ejercen no los alejen de lo que quieren ser. Si uno va por el camino correcto, se encuentra con las personas correctas. No hay que dejar de perfeccionarse, capacitarse y tratar de seguir aprendiendo.

¿Cuáles son los desafíos próximos a encarar?

En lo profesional voy a seguir trabajando todos los días para que “No fue un juego” se siga presentando todas las semanas en diferentes lugares, porque creo que podemos utilizar al fútbol para educar. Las cuatro personas que formamos parte de este proyecto estamos convencidas de que el futuro está en la educación. Nuestro granito de arena hoy está puesto acá.