Diego Suárez Escalante, egresado de Relaciones Internacionales y Ciencia Política UP, integra la Misión Permanente de Bolivia ante la ONU

“La Universidad me enseñó a mantener una disciplina y trabajo profesional ético. Para lograr resultados debemos estar atentos a las oportunidades”.
Diego Suárez Escalante, egresado de Relaciones Internacionales y Ciencia Política UP, integra la Misión Permanente de Bolivia ante la ONU

Diego Suárez Escalante es egresado de las carreras de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Palermo. Oriundo de Bolivia, hoy forma parte de la Misión Permanente de ese país ante la Organización de las Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos. "Me fascina la dinámica de formar parte de un equipo que representa a un Estado y sus intereses ante el Sistema de la ONU", contó el egresado UP, quien previamente tuvo experiencia tanto en el ámbito público como privado.

¿A qué te dedicás actualmente?

Me desempeño como segundo secretario y responsable administrativo de la Misión Permanente de Bolivia ante las Naciones Unidas, con sede en Nueva York, donde también participo en las sesiones de la 5° Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que asume las competencias del organismo en materias administrativas y presupuestarias.

¿Qué es lo que más le gusta de tu posición actual o de tu profesión?

Además de poder vivir y desarrollarme en el ámbito para el cual me formé, es decir las relaciones internacionales y la política mundial, me fascina incorporar nuevas experiencias, conocer nuevos amigos, la multiplicidad de los temas que se encaran, la dinámica de formar parte de un equipo que representa a un Estado y sus intereses ante el Sistema de Naciones Unidas. Es realmente apasionante y desafiante, pero sobre todo, me permite desarrollar una visión más holística de nuestro mundo, del rol y el propósito que cada uno tiene, porque no se trata solo de llenarse de contactos y teléfonos sino de poder iniciar y entablar una relación de amistad y confianza duradera con nuestros pares que nos permitan acercarnos y conectarnos como personas. Esa es la verdadera riqueza.

¿Cómo es un día habitual en tu trabajo?

En la cotidianidad puede llegar a ser muy demandante, y por lo tanto agotador. Se vive mucho el día a día con todos los afanes y avatares que van surgiendo, aparte de las responsabilidades normales que hay que cumplir. Sin embargo el final de la jornada es a la vez muy gratificante. Es un trabajo bajo presión que sin dudas vale la pena.

¿Qué empleos tuviste al concluir tus estudios?

Fui consultor y parte del equipo de la Dirección de Cooperación y Relaciones Internacionales de la Gobernación de Santa Cruz de la Sierra, ciudad de mi país Bolivia. En este ínterin, fui Head of Business Development en PedidosYa Bolivia, entre otros trabajos que desarrollé en el ámbito público y privado.

¿Qué es lo más importante que aprendiste en la Universidad?

Mantener una disciplina y trabajo profesional ético. Si queremos lograr resultados debemos estar atentos a las oportunidades, a seguir capacitándonos en lo que más nos gusta hacer y nunca subestimar a ninguna persona o situación. Tenemos mucho para aprender y valorar del compañero que tenemos al lado, o del docente que está impartiendo conocimientos que pueden ser definitorios en cualquier momento de nuestro trayecto laboral. Hoy no puedo dejar de revisar contenidos de materias que cursé años atrás, ya que me sirven como guía para aplicar en mi día a día.

¿Qué recuerdos tenés de la UP?

Los mejores recuerdos abundan y es muy difícil poder ordenarlos, pero la época de los parciales y finales que nos atribulaban la vida, y que una vez vencidos generaban un estado de euforia y alivio que se entremezclan, que tiene su punto cúlmine en la defensa de la tesis por supuesto. Recuerdo juntarme con compañeros luego de exámenes y clases, compartir cafés en los locales cercanos a la calle Mario Bravo, donde el debate de las aulas podían continuar. Otra cosa que me gustó mucho de la UP fue poder estar en una institución en la que se reúne un variado grupo de compañeros provenientes de todas las latitudes. Son amistades que perduran hasta hoy y con quienes mantengo contacto.

¿Qué les dirías a los futuros graduados en tu carrera?

Tienen que poder mantener durante toda la carrera, al igual que una vez finalizada, el mismo espíritu del primer día de clases, la misma energía, la misma expectativa de lo que decidieron ser. Disfruten mucho esta etapa, vuélvanse expertos en lo que les gusta, valoren el tiempo y no se desanimen cuando empiecen a llegar las complicaciones, porque en su vida vendrán adversidades de todo tipo, no solo académicas. Hay que mantener el buen ánimo y la fe, porque es una carrera para optimistas. Los invito a dejarse llevar por una disciplina que es hermosa en un sentido intrínseco, muy competitiva y sin dudas que sacrificada, pero que busca sorprender y ser sorprendida. Si me preguntan de nuevo que hubiera estudiado, sin dudas que la respuesta sería la misma, en el mismo lugar y con mis compañeros de siempre.