Cuatro profesionales líderes formaron parte del tercer encuentro de Mujeres Empresarias

Cuatro profesionales líderes formaron parte del tercer encuentro de Mujeres Empresarias

Cuatro mujeres profesionales y líderes: Andrea Grobocopatel; presidenta de Ampatel; Liliana Castaño, directora de la revista Caras; Vanina Rudaeff; CEO de J. Walter Thompson; y Alexia Rattazzi, médica psiquiatra infanto-juvenil, fueron invitadas por la Facultad de Económicas de la Universidad de Palermo y la Fundación Dr. Enrique Rossi para conversar sobre sus experiencias, el rol de la mujer en la empresa y los cambios que se necesitan generar en la sociedad para lograr una mayor igualdad de géneros.

“Es la tercera vez que hacemos este evento y es súper apasionante y enriquecedor escuchar a cada una de las mujeres que pasan por aquí con historias inspiradoras”, sostuvo el decano de la Facultad de Económicas UP, Gabriel Foglia, en la apertura de este encuentro denominado Mujeres Empresarias. El mismo contó con la moderación de la periodista María Belén Aramburu, quien, antes de ceder la palabra a cada una de ellas, señaló: “Tenemos tanto que aprender de cada una de ellas, que las vamos a escuchar muy atentamente”.

Así, con una escucha atenta por parte de un auditorio colmado, comenzó la puesta en común con uno de los temas que despertó mayor interés: el rol de la mujer en los diferentes lugares de trabajo. En ese sentido, Liliana Castaño, quien comenzó como cronista en la revista Semanario de la Editorial Perfil y hoy es la directora ejecutiva de una de las revistas más prestigiosas del país, Caras, esgrimió: “En las redacciones en la mayoría son hombres y aún hoy hay un porcentaje mayor de hombres”. Sin embargo, desde su área de liderazgo femenino, aseguró ver más allá de las categorizaciones: “La gente de la que me rodeo (en el trabajo) no tiene género, lo importante es la pasión”.

Similar a esta reflexión, fueron las palabras que Vanina Rudaeff, Ceo de J. Thompson, destacó sobre su experiencia: “Siento que fui una afortunada en cuanto a las personas con la que trabajé. Tuve grandes maestros que priorizaban el talento que podíamos llevar sobre la mesa en una discusión o cuan disruptiva podía ser tu idea o una campaña, más que tu condición”.

De todos modos, Rudaeff aseguró que el área publicitaria no siempre ha sido muy amigable con el género femenino: “La publicidad históricamente ha estigmatizado mucho a la mujer”. Y añadió, como consejo para compensar esta realidad: “Necesitamos un ámbito permeable para que las mujeres podamos desarrollarnos. Hay que trascender cualquier etiqueta o categorización que la gente tenga de uno”.

Por su parte, la médica psiquiatra de niños, Alexia Rettazzi, quien además trabaja en investigaciones sobre las causas, prevalencias y características del trastorno del espectro autista (TEA) y escribo el libro “Se amable con el autismo”, contó que su realidad es diferentes al de las otras mujeres del panel. Al desempeñarse en un espacio donde hay más mujeres que hombres, Rettazzi aseguró: “Trabajo con gente con discapacidad y muchas veces recae este rol en las mujeres. Todavía se tiene que equilibrar la balanza”.

También Retazzi, quien fue directora del departamento de psiquiatría infantojuvenil en el Instituto de Neurología Cognitiva (INECO) y psiquiatría infantojuvenil en el Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, consideró que “para transformar la realidad se requiere de mucho trabajo”. Y, con énfasis, remarcó entusiasmada ante el auditorio: “Para cambiar y transformar, se el cambio que querés ver en otra personas. Las palabras convencen pero el ejemplo arrastra. Seamos ejemplo, modelo”.

Finalmente, la presidenta de Ampatel, Andrea Grobocopatel, también hizo hincapié en parte de su historia para invitar a una síntesis final: “Aprendí mucho de hombres, trabajando a la par de ellos. Pero con los años me di cuenta que no hay mujeres en espacios de decisión y es un problema que hay que trabajar”. Y añade: “Le decimos a las mujeres que traten de ser protagonistas, creérsela, traten de bajar la autoexigencia porque todavía estamos educadas que tenemos que tener todo bien. Hay que aprender a que hay liderazgos diferentes, que no tenemos que imitar el del otro. Hay que tratar de ser lo mejor que un puede ser, la mejer versión de sí misma”, concluyó.

De esta manera, entre reflexiones por parte de las oradoras y agradecimientos por el lado del público, el tercer encuentro de Mujeres Empresarias aportó una vez más un sinfín de consejos, anécdotas y experiencias para potenciar el crecimiento de la mujer en los diferentes ámbitos y roles que ocupan en la sociedad.

En tanto, por todos estos aportes y por ser parte de un grupo de mujeres líderes y protagonistas de su profesión, Andrea Grobocopatel, presidenta de Ampatel; Liliana Castaño, directora de la revista Caras; Vanina Rudaeff; CEO de J. Walter Thompson; y Alexia Rattazzi, médica psiquiatra infanto-juvenil; recibieron de la Fundación Dr. Enrique Rossi una placa homenaje que las reconoce como mujeres que dejan huella.

Ver otras notas >