Intranet
Estudiantes
Internacionales
Inscripción online
Reserva de vacante
Solicitud de Información
Sobre carreras y programas
UP en los medios  
 
  UP en los medios   
 
Inscripción Online
 
 


Páginas 104 y 105
Publicación: Octubre de 2008
Volver 
Entrevista a: Arquitecto Mario Eskenazi, Invitado de Honor del III Encuentro Latinoamericano de Diseño de la Universidad de Palermo.
De Córdoba a Barcelona, con escalas varias
Mario Eskenazi es argentino, oriundo de Córdoba, lugar donde estudió arquitectura y dio sus primeros pasos en esto que hoy es diseño, “pero que antes, allá por la década del sesenta no existía”, según sus propias palabras.

Fue uno de los invitados de honor del tercer Encuentro Latinoamericano de Diseño.

Su curriculum formal habla de un arquitecto que comenzó a trabajar en el equipo de diseño de TV Canal 10 de Córdoba, Argentina, para luego, en 1971, instalarse en España, lugar de residencia hasta hoy. Allí, fue profesor y ganó varios premios, entre ellos, el Premio Nacional de Diseño 2000 que otorga el Ministerio de Ciencia y tecnología y la Fundación BCD de España. En cuanto a su trabajo como diseñador de identidad corporativa, forman parte de la lista de clientes empresas como el Grupo Banco Sabadell, Servicios de Mantenimiento y Limpieza / BCNeta!, Port VelI de Barcelona y la cadena de bocatas más ricas de España, Pans & Company.

Hasta aquí, el curriculum formal, la hoja de vida que figura en los folletos de los seminarios donde Eskenazi es invitado para mostrar sus trabajos y compartir sus experiencias como profesional especialista en el diseño de la identidad visual para empresas. Ahora, la historia real, la que él cuenta con sus propias palabras a 90+10.

» Contanos cómo fue la elección de la carrera de arquitectura.
Mi papá era arquitecto, vivíamos en Río Cuarto, Córdoba. Allí no había diseño gráfico, no se sabía qué era. Yo me crié en el estudio de mi padre. De adolescente, me gustaban mucho los cómics, quería ser dibujante de cómics. Cuando tuve que empezar la universidad, frente a la necesidad de contar con una profesión, lo único que me gustaba era la arquitectura, de ahí mi elección.

» Estudiaste arquitectura, pero terminaste haciendo diseño de identidad corporativa, ¿en qué momento se dio el cambio?
En la facultad de arquitectura me la pasaba viendo revistas de diseño europeo y japonés. Me volví loco, yo quería hacer eso. Ya tenía 19 años, pero ni idea dónde ir a hacerlo. Luego me tocó hacer el servicio militar, y al regresar a Córdoba, mi mejor amiga de la facultad me puso en contacto con los diseñadores del Canal 10 de Córdoba que, en los años sesenta, dependía de la universidad. Comencé a trabajar con ellos, ad honorem. En un momento, queda un puesto libre, se abre un concurso y lo gano.

» ¿Cómo fue la decisión de establecerte en España?
Cuando terminé la carrera, Lanusse era presidente. Hubo cambios en la universidad, había nuevo presupuesto, en fin, era una universidad experimental, pero cuando dejó de serlo se acabó el diseño. Fue en ese momento que tuve que decidir si quedarme o irme. Entonces pensé, para irme a trabajar de diseñador gráfico a Buenos Aires, no, mejor me voy a Europa. Tenía 24 años. En ese momento, no tenía un mango. No tenía definido adónde ir, la verdad es que el avión me dejó en Madrid y el primer trabajo que me salió fue de arquitecto en las Islas Canarias. Así que me pasé dos años con vacaciones pagas, como digo yo, las vacaciones más largas de mi vida. Ahí, hacía trabajos de arquitectura para hoteles, cosas de diseño, también daba
clases. Luego me fui a Barcelona y allí me quedé hasta ahora.

» Contanos cómo ves el diseño hoy, la diferencia con los primeros tiempos de la disciplina.
Yo prefiero el hoy. Antes, las cosas no eran fáciles, era todo más artesanal. En cambio hoy, con la computadora, se ahorra mucho más tiempo. El tema es tener la idea. Es verdad que la tecnología facilita las cosas, ves las cosas más rápido, pero lo fundamental sigue siendo Contar con una idea.

» ¿Tenés un camino creativo cuando trabajás, alguna técnica?
Cuanta más experiencia tenés, más soluciones conocés. Además, es importante estudiar porque el diseño se mueve, está cambiando todo el tiempo y uno tiene que estar al tanto de eso. Hay nuevos materiales, a tecnología cambia, se hace necesario estudiar constantemente, no parar. El diseño evoluciona, no se puede trabajar como hace quince años. No se trata de cambiar de esquema mental, pero sí de adaptarse a las nuevas tecnologías.

» Si comparamos el diseño de Argentina con el de Europa, ¿qué diferencias o similitudes encontrás?
Creo que es distinto, acá lo veo más comercial. Es poco conceptual comparado con el de España e Inglaterra y creo que tiene que ver con el mercado y el cliente. Allá hay otro respeto.

» Si los que emprenden el camino del diseño hoy te piden alguna recomendación o consejo, ¿qué les decís?
Consejos... Que estudien más de lo que se aprende en la facultad. Ahora, con Internet, tienen la posibilidad de tener el trabajo de todos los estudios a la vista. Esto sirve para encontrar una posición, alcanzar un criterio propio que los diferencie y con el cual se sientan cómodos.

» En pocas palabras, ¿cuál es el estilo Eskenazi?
Mi estilo es conceptual, no hay una forma. Mi estilo se basa sobre las ideas, en generar ideas.

Los ocho principios para trabajar en diseño según Eskenazi

1. Comenzar con ideas, no con formas.
2. Creer en el proceso: a partir de la idea, avanzar con el proceso.
3. Dejar que los conceptos determinen la forma: la forma va al final.
4. Eliminar elementos superfluos. Que no sobre nada.
5. Hacer que las cosas complejas se vean fáciles.
6. Creer que las ideas complejas producen soluciones simples.
7. Reducir hasta la esencia.
8. Mantener la integridad de la idea.
 
 
 
 
2010
UNIVERSIDAD DE PALERMO
 
    Centros de Informes e Inscripción: Av. Córdoba 3501, esq. Mario Bravo | Av. Santa Fe esq. Larrea 1079. Ciudad de Buenos Aires - Argentina | También en el shopping Alto Palermo | Tel: (5411) 4964-4600 | informes@palermo.edu