Sara Consuegra, MBA UP, fundadora de Consuegra Consulting y de Fresh Point Colombia

“El MBA me permitió manejar mi comercio electrónico como si fuera una gran compañía”.
Sara Consuegra, MBA UP, fundadora de Consuegra Consulting y de Fresh Point Colombia

Relacionista pública y comunicadora empresarial, Sara, egresada del MBA de la Universidad de Palermo, contagia energía y pasión por su trabajo. Es fundadora de Consuegra Consulting, especializada en imagen pública, discurso, comunicación política, protocolo, etiqueta gubernamental, crisis y marketing digital político. Además, es creadora de Fresh Point Colombia, que surgió de su tesis del MBA y hoy es su propio eCommerce: una exitosa plataforma de inclusión sin intermediación de campesinos y agricultores. Tras formarse en Argentina, se especializó en estrategia digital y actualmente se encuentra cursando sus estudios en Derecho en Colombia.

¿Cómo te iniciaste en el campo de las Relaciones Públicas?

Estudiar la Licenciatura en Relaciones Públicas en la Universidad de Palermo para mí fue como pulir un don, un talento nato con el que nací. Descubrí un universo de aplicaciones; y me encantó Comercialización y Marketing. Me fue muy bien en la carrera, tuve muy buenas notas y gané muchos premios que daba la facultad. Han pasado ya diez años desde que me recibí, en los que utilicé las relaciones públicas todo el tiempo, y sigo haciéndolo a diario: las aplico en atención al cliente, en posventa, en la forma en la que hablo con mis proveedores, hasta en las estrategias de fidelización. Combinadas con Data Analytics, me permiten personalizar el mensaje, microsegmentar el contenido para las comunidades. Las relaciones públicas son todo en la aplicabilidad dentro de mi negocio.

¿Qué te impulsó a fundar tus dos empresas: Fresh Point y Consuegra Consulting?

Cuando terminé mi licenciatura en el 2010, regresé a mi país, y empecé a cultivar mis propios alimentos, con una huerta de autoconsumo. Publicaba los avances de mis cultivos en las redes sociales y tuvo enorme repercusión. Descubrí una demanda tremenda y que era súper trendy hablar de productos orgánicos. Sin embargo, no me resultaba rentable y busqué mi primer trabajo como secretaria privada del Ministro de Comercio. Al año siguiente, comencé a trabajar en campañas políticas, en el Partido de la U. Estuve en la campaña de reelección de Juan Manuel Santos. A raíz de esa experiencia que me brindó el trabajar codo a codo con políticos, surgió Consuegra Consulting. Obviamente los clientes empezaron a crecer: ministros, concejales, ediles, jefes de gabinete. Empecé a moverme en paralelo, hasta encontrar un punto de equilibrio que me permitiera apalancar mi sueño: Fresh Point. Si bien me encanta la política, a lo que aspiraba era a impuslar mi negocio de eCommerce de frutas y verduras, que hoy es un caso de éxito.

¿En qué consiste Fresh Point y cuál es el aporte que hace a la comunidad?

Fresh Point tiene un impacto social y ambiental en sus pilares reales de RSE. Eso implica que lo lleve adelante el mismo CEO (que haya compromiso), que tenga impacto en la comunidad donde opera (incluimos a los campesinos locales) y que perdure en el tiempo sin necesidad de dar dinero. Hoy ya se creó una conciencia, un proceso, dejó una semilla en la comunidad. Esa semilla es el pilar fundamental de Fresh Point: la cero intermediación desde el campesino al consumidor. Al crecer el negocio mudamos a una forma de producción limpia, súper vanguardista, que nutre la tierra, la abona, pero no usa fungicidas ni pesticidas, sino repelentes naturales. Eso es Fresh Point: cero intermediación, producción limpia, y tener nuestra propia logística de distribución.

¿Qué herramientas te brindó el MBA para el desarrollo de Fresh Point?

Lo que más agradezco del MBA es que me permitió manejar mi comercio electrónico como si fuera una gran compañía a nivel de recursos humanos, comercial, legal, y obviamente en marketing, que es mi fuerte. Llegamos a una facturación como si fuéramos cien empleados. Manejo mi negocio, aplicando todos los conceptos del management. Pienso que, ahora, los activos más valiosos que hay que cuidar son los intangibles, como la imagen y el talento. Tal es así que, en recursos humanos, la idea es aplicar los cuadros de reemplazo que aprendí en el MBA, para que los colaboradores y líderes puedan visualizar cómo pueden crecer en Fresh Point. Es parte de las remuneraciones intangibles: no solo les ofrezco un sueldo, sino capacitación, crecimiento profesional. Eso me lo enseñó el posgrado.

¿Qué te impulsó a hacer posgrado en la UP?

No tenía muy en claro con qué me iba a encontrar, la maravilla de cosas que iba a aprender, pero cuando comencé el Máster me di cuenta de que esa sí era la vida real: comencé a ver cómo funcionan las compañías, el management, me di cuenta de que no se trataba sólo de relaciones públicas, sino que tenían que ir acompañadas de marketing, finanzas, recursos humanos y ventas. Hice el MBA con énfasis en Marketing y sentí que así finalmente pude complementar mi carrera. Me dio una gran base de marketing tradicional, que luego especialicé en digital. La mezcla de relaciones públicas, marketing y digital es una bomba, creo que hace la gran diferencia en mi perfil profesional y esa posibilidad me la dio la Universidad de Palermo, que me formó. Esas tres disciplinas conjugadas son el éxito de quien soy hoy como empresaria.

¿Qué destacás de la experiencia de cursar el posgrado en la UP?

Lo más enriquecedor fue tener la posibilidad de aprender de los profesores, a quienes agradezco tanto. Además de ser docentes, son personas sumamente inteligentes y exitosas en sus trabajos, con muchísimo nivel. Siento una admiración tremenda por el capital humano que tiene la Facultad de Negocios de la UP. También agradezco todo lo que aprendí, el posgrado es de un nivel impresionante. En este momento estoy enfocada en estudiar el comportamiento de comunidades digitales.

¿Qué consejo les darías a alumnos del MBA o a quienes piensan en cursarlo?

El MBA te da herramientas de mucha utilidad, casos prácticos, reales, pero después queda en cada uno implementarlo. Una frase que siempre digo es que la única forma de transformar sociedades es mediante la educación, entonces una persona que estudia un MBA tiene una noción mucho más amplia, no solo de los negocios, sino de la vida, de cómo funciona la economía de un país, del Estado. Mi recomendación es que lo cursen, no tanto por el título, sino porque te da los conocimientos y las herramientas para que vos mismo, con tu trabajo, alcances tus metas.

¿Qué recomendación le darías a alguien que piensa en emprender?

Que nunca es tarde para hacerlo, sólo se necesitan tres factores: disciplina, constancia, y amor. El emprendimiento no se da en la inmediatez. Emprender, es perseverancia, disciplina y saber esperar. No es fácil. A veces se cree que al ser independiente manejas tus tiempos, no tenés jefe; pero justamente por eso, trabajás el doble, 24/7. Lo hacés por tus propios sueños.

¿Cómo conjugas tu faceta profesional y empresarial?

Las figuras políticas tienen impacto en la opinión pública, y representan a Colombia frente a otros Estados. Hay reglas de etiqueta y protocolo que hacen al prestigio del país. A eso me dedico en Consuegra Consulting: relaciones públicas a nivel Gobierno. En cambio mis conocimientos de Marketing y del MBA, los aplico más en Fresh Point. Tengo mis dos empresas bastante separadas. Fresh Point, por otra parte, es un negocio que se diferencia enormemente a los del rubro, y estoy segura de que se lo debo a mi formación fuera del país. Yo monetizo las relaciones públicas con capacitaciones en media training, protocolo y etiqueta, en ceremonial, y consultorías personalizadas. Las relaciones públicas son un diferencial, pero no son nada si no se saben transmitir, monetizar, y eso me lo enseñó el MBA.

¿Qué metas te gustaría alcanzar a futuro en lo profesional?

Yo amo las relaciones públicas. A futuro quisiera ser vocera del Parlamento Europeo, o de Naciones Unidas, de alguna organización internacional. En el Gobierno de Colombia no existe el rol de vocera de gabinete, que es algo que también me gustaría ejercer o, por qué no, crear. En mi opinión, es clave que haya un vocero de prensa. Por eso, estoy trabajando para poder vincularme algún día como PR con una organización internacional.