Consejos para emprendedores: cómo impulsar tu proyecto hacia el éxito

Consejos para emprendedores: cómo impulsar tu proyecto hacia el éxito

El secreto de un buen emprendedor es la motivación, detalla el CEDEX UP, Incubadora Nacional de la Universidad de Palermo. Y vos, ¿Sos uno de ellos? Los emprendedores pueden ser la pieza clave para transformar la economía argentina en una más desarrollada, resiliente y sustentable. Crecen cada día en nuestro país en los más diversos campos, descubriendo no sólo formas alternativas de sustento económico independiente, sino una filosofía de vida. Porque ser emprendedor no implica únicamente tener una idea de negocio, invertir y administrar; sino también ciertas características personales, que en realidad son la base del éxito.

Los emprendedores pueden ser la pieza clave para transformar la economía argentina en una más desarrollada, resiliente y sustentable. Crecen cada día en nuestro país en los más diversos campos, descubriendo no sólo formas alternativas de sustento económico independiente, sino una filosofía de vida. Porque ser emprendedor no implica únicamente tener una idea de negocio, invertir y administrar; sino también ciertas características personales, que en realidad son la base del éxito.

Testimonios de los emprendedores del Centro de Desarrollo para Emprendedores y Exportadores (CEDEX) de la Universidad de Palermo, Incubadora Nacional registrada por el Ministerio de Producción de la Nación que desde 2005 acompaña a quienes deciden crear un proyecto o idea de negocio a través de capacitaciones gratuitas, asesoramiento en financiación, networking o consultorías específicas, coinciden en que existen ciertos atributos que son claves para ser un emprendedor exitoso:

  • Pasión
  • Entusiasmo
  • Motivación
  • Iniciativa
  • Carisma
  • Actitud
  • Deseo

¿Te sentís identificado?

A través de un estudio anual realizado por el CEDEX UP, el cual buscó conocer la opinión de aquellos que emprenden sobre sí mismos, se demostró que esas cualidades personales son las que se deberían fortalecer antes de iniciar el camino del emprendedorismo. Una vez que logres identificarlas, los pasos para impulsar lo que hoy es tanto solo una idea, será más fácil.

¡Desde la UP te animamos a intentarlo! Y para empezar, dejamos una serie de aspectos a tener en cuenta, información útil y recomendaciones para dar vida e identidad a tu propio negocio.

¿Cómo me transformo en emprendedor?

Si te estás haciendo esta pregunta, ¡probablemente ya lo seas! Sin embargo, afianzando tu confianza y fortaleciendo los atributos descriptos, podés incrementar tus posibilidades de relacionamiento, de oportunidades y, por lo tanto, de éxito.

“A rasgos generales, lo que más valúan los mismos emprendedores es la motivación, la proyección y la elección de un buen equipo”, explica Diana Silveira, Coordinadora del CEDEX UP.

Según el informe de la Incubadora, entre las características primordiales a tener en cuenta lidera la pasión, detrás de la cual se ubica la dedicación, el compromiso, la disciplina, constancia, responsabilidad y determinación.

En tercer lugar, se encuentran los atributos relacionados con la paciencia, tolerancia, confianza y capacidad de superar obstáculos; empatados con el conocimiento, la inteligencia, capacitación y experiencia. Ultimo quedó el conjunto compuesto por creatividad, innovación y originalidad de ideas.

Tal como podemos deducir de la valoración de quienes ya iniciaron su camino como emprendedores, lo novedoso de tu idea es importante, pero no lo es todo. Hay que tener en claro que sin esfuerzo no se llega a ninguna parte y reforzar todos los atributos que sean necesarios para llevar adelante con éxito tu idea.

¿Por dónde empiezo?

Sabiendo eso, si estás dispuesto a exprimir tus habilidades interpersonales y jugártela por tu proyecto, puede ser el origen de una gran experiencia, tanto desde lo económico como desde lo humano: podrías ser el fundador de una startup con gran potencial de crecimiento.

Como primer paso para armar el esqueleto de tu emprendimiento, desde el CEDEX sugieren ponerse en el lugar de usuarios: “Piensen qué propuesta de valor agregado están ofreciendo respecto a la experiencia de usuario en el proyecto que están armando”. Esto quiere decir pensar en el diferencial, aquel distintivo que identificará tu empresa, y que, a futuro, contribuirá a conformar una identidad de marca.

No sólo venderás un producto o servicio, sino también las ideas, los valores y el compromiso que le dieron origen. “Detrás de cada proyecto hay una historia de vida. No es casual que cada uno elija el emprendimiento que elige”, asegura la Coordinadora del CEDEX UP. Eso se ve reflejado en lo que le llega al consumidor.

¿Qué tips tengo que tener en cuenta para emprender?

Desde el CEDEX identifican 6 puntos claves para tener en cuenta al momento de iniciar un proyecto o idea de negocio:

  1. No es necesario crear desde cero. En estos momentos de aislamiento e introspección los usuarios y consumidores somos más exigentes que nunca. Si crees que podés mejorar un servicio o un producto es el momento ideal de repensarlo. Muchas de las oportunidades surgen como formas de mejorar una práctica, servicio o producto final que ya está en el mercado.
  2. Validá tu idea. Tu primer público puede ser tu familia o una reunión virtual con amigos, para contarles brevemente, de forma clara y concisa, de qué trata tu idea proyecto. Tratá de hacerlo en no más de 30 segundos. Probá si se entiende tu propuesta de valor, qué te propones mejorar. Si podés elegir un grupo multigeneracional y representativo para escuchar sus comentarios y devoluciones, seguramente te llevarás un gran aporte. Y preguntales si estarían dispuestos a pagar por tu idea. Usá las redes sociales: Instagram y Facebook tienen la función de sondeos. Publicá preguntas y hace tu propia investigación de mercado.
  3. Elegí a tu equipo idóneo. No siempre podés abarcar todos los frentes solo, por eso, las personas que te acompañarán para llevar adelante el proyecto son sumamente importantes. Involucralos como socios y dejen en claro lo que cada uno aporta: dinero, horas de trabajo, insumos, etc. Que quede por escrito.
  4. Armá un guión sobre tu idea. Incluí los números (inversión inicial, punto de equilibrio) y justificalos con los datos de tu investigación de mercado. Te va a permitir armar un esbozo de lo que será tu plan de negocios para presentarle a los futuros inversores, socios o proveedores que quieras convencer de involucrarse en tu proyecto. 
  5. Reinventate y buscá asesoramiento. Hay que prepararse para fracasar varias veces antes de que una idea se pueda realizar. Sin embargo, para reducir la caída, podés acudir a instituciones que ofrecen soporte a través de sus herramientas y orientaciones: aprovechá las capacitaciones gubernamentales, acudí a los centros de emprendedores de tu universidad, herramientas que ofrecen las cámaras de comercio, incubadoras o aceleradoras que, como el CEDEX, brindan ciclos de tutelado de proyectos.
  6. ¡Disfrutalo! Se trata de recorrer un camino con compromiso, ganas de superación, sumando conocimiento y relacionándote con gente valiosa. No sientas que fue una pérdida de tiempo si no resulta; sino una base para seguir creando, pensando y probando.

“Cuando uno se pregunta cómo se convierte en emprendedor, la realidad es que las ideas no surgen mágicamente, sino que ocurren cuando te das cuenta de una necesidad, una forma de mejorar un servicio o un producto, un aporte a realizar desde tu propia experiencia de vida”, sintetizan desde el CEDEX UP. Y vos, ¿ya tenés tu gran idea?