Intranet
Estudiantes
Internacionales
Inscripción online
Reserva de vacante
Solicitud de Información
Sobre carreras y programas
Noticias y Eventos   
 
  Gustavo Maurino: Pluralismo e igualdad  
 
Inscripción Online Pasos a seguir para la inscripción Formulario de Inscripción On Line Pasos a seguir para la inscripción Formulario de Inscripción On Line
NOTICIAS
Todas las noticias
EVENTOS
Todas las actividades
Eventos anteriores
 
 
 
 

Sección: Sociedad
Publicación: Martes 12 de agosto de 2008
 
Autor: Gustavo Maurino
Director de la Clínica Jurídica y Profesor de la carrera de Abogacía de la Universidad de Palermo
 
 
  Pluralismo e igualdad   
 
 
  La Constitución argentina consagra a la –noble– igualdad como un principio fundamental y básico de nuestra sociedad política. Una de sus manifestaciones es la protección que se nos promete contra las normas y prácticas discriminatorias, aquellas que obstaculicen o impidan arbitrariamente el ejercicio pleno de la autonomía personal, y coloquen a personas o grupos en condiciones estructurales de postergación, exclusión y estigmatización social e institucional.

Un Estado comprometido con la igualdad y el respeto a la autonomía personal debe abstenerse de prácticas perfeccionistas, que tengan por intención o resultado imponer a las personas modelos determinados de vida personal.

Cada uno de nosotros debe tener el más absoluto y pleno control sobre las elecciones y decisiones personales fundamentales para su plan de vida, y el Estado no debe interferir en esas decisiones personales; en particular, no debe utilizar la asignación de bienes y cargas sociales –y mucho menos, el reconocimiento de derechos– como herramientas para incentivar, impedir o hacer más costosas ciertas decisiones vitales a los habitantes.

Indiscutiblemente, entre esas decisiones vitales sobre las que el Estado no debe influir se encuentran las relativas a nuestra vida sexual, afectiva o de pareja; ellas integran el núcleo central de nuestra propia identidad personal tanto como nuestras definiciones religiosas, políticas, etcétera.

Desgraciadamente nuestra historia social e institucional está marcada por la postergación y estigmatización hacia las –impropiamente llamadas– minorías sexuales.

La propia Corte Suprema lo ha reconocido en el valioso fallo “Alitt”, dictado en 2006, donde se expresó: “No es posible ignorar los prejuicios existentes respecto de las minorías sexuales, que reconocen antecedentes históricos universales con terribles consecuencias genocidas, basadas en ideologías racistas y falsas afirmaciones a las que no fue ajeno nuestro país, como tampoco actuales persecuciones de similar carácter en buena parte del mundo, y que han dado lugar a un creciente movimiento mundial de reclamo de derechos que hacen a la dignidad de la persona y al respeto elemental a la autonomía de la conciencia”.

Una de las manifestaciones de esos prejuicios discriminatorios ha sido la práctica sistemática del Estado de negar a las parejas del mismo sexo el reconocimiento del derecho a pensión que desde hace décadas se garantiza a las parejas heterosexuales.

La revisión de esta política, con el reconocimiento de derechos fundamentales de seguridad social que implica, merece un decidido aplauso.

Es de esperar, y debemos exigir, que estos valientes gestos institucionales sean los hitos iniciales de un compromiso genuino y consistente hacia a la afirmación del pluralismo, y la remoción de tantos estereotipos estigmatizantes que aún deben ser superados para que podamos enorgullecernos de convivir en una comunidad de iguales.
 
   
 
 
2009
UNIVERSIDAD DE PALERMO
 
  Centros de Informes e Inscripción: Av. Córdoba 3501, esq. Mario Bravo |
Av. Santa Fe esq. Larrea 1079. Ciudad de Buenos Aires - Argentina |
También en el shopping Alto Palermo |
Tel: (5411) 4964-4600 | informes@palermo.edu