¿Qué ocurre con los monotributistas que no ingresen en el blanqueo?

Juan Manuel Lavignolle, coordinador de la Carrera de Contador Público UP, explicó cuál es la situación del monotributistas ante la ley de Sinceramiento Fiscal.



Por Juan Manuel Lavignolle

El artículo 85 de la ley 27260 de sinceramiento fiscal establece que quienes no adhieran al régimen deberán presentar una declaración jurada de confirmación de datos; válida para personas humanas, sucesiones indivisas y sujetos del artículo 49 de la ley del impuesto a las ganancias, residentes en el país.

¿Cuáles son las declaraciones juradas que se pueden confirmar? Originales o rectificativas, por los impuestos a las ganancias, sobre los bienes personales, o ganancia mínima presunta, presentadas hasta el 22 de julio de 2016, por el período fiscal 2015. El plazo de presentación de la confirmatoria es hasta el 31 de octubre de 2016.

Quienes la presenten gozarán de los beneficios y la protección previstos en el artículo 46 de la ley. ¿Qué implica esta protección? Además de fijar distintos beneficios tributarios, como la liberación del pago del IVA, ganancias, internos, entre otros impuestos, establece un taponamiento hacia el pasado. Es decir, que el fisco no le va a poder impugnar consumos o rentas no declaradas con anterioridad al último ejercicio fiscal cerrado al 31 de diciembre de 2015 y sobre los cuales el fisco tenga conocimiento a través de los distintos regímenes de información.

¿Un monotributista puede presentar la declaración jurada confirmatoria de datos? Depende. La ley se refiere a confirmar que los datos exteriorizados por el contribuyente en las declaraciones juradas del impuesto a las ganancias, sobre los bienes personales y ganancia mínima presunta, por el último ejercicio fiscal cerrado al 31 de diciembre de 2015, corresponden a la totalidad de los bienes y las tenencias que poseen.

Pueden darse distintas situaciones, que colocan al contribuyente en escenarios totalmente diferentes. Para contextualizarlo mejor, vamos al caso de un monotributista que no está alcanzado por bienes personales porque sus bienes no superaron el mínimo exento de 305 mil pesos, y por lo tanto no presentó declaración jurada del impuesto. Este contribuyente no tiene posibilidad de presentar la declaración jurada confirmatoria y, por consiguiente, tampoco obtiene la protección que deriva de su presentación.

En cambio, un monotributista que presentó la declaración jurada del impuesto sobre los bienes personales por el período 2015, en tiempo y forma, y ahora la ratifica, presentando la declaración jurada confirmatoria de datos del artículo 85, al haber declarado los bienes que tenía al 31 de diciembre de 2015 y haberlos confirmado, podría interpretarse que estaría adquiriendo una protección por consumos anteriores que, de superar ciertos topes, podrían excluirlo del régimen del monotributo.

Resumiendo, podría interpretarse, que estaría quedando en mejor situación aquel monotributista que presentó declaración jurada de bienes personales que quien no estuvo alcanzado por el impuesto.

Es importante tener presente que, a través de esta declaración jurada de confirmación de datos del artículo 85, no se exteriorizan bienes ni se pagan impuestos, simplemente opera como una confirmación de que lo que se exteriorizó al 31 de diciembre de 2015 es lo verdadero y que no hubo omisión alguna.


El autor es coordinador de la carrera de Contador Público de la Universidad de Palermo.



¿Querés saber más? Clickeá aquí