Carolina Vitulli, egresada UP, ejerce como psicóloga integrativa

Carolina Vitulli, egresada UP, ejerce como psicóloga integrativa

Las raíces familiares y su inquietud por el estudio de la mente humana llevaron a que Carolina siguiera los pasos de su madre y su abuela: realizó la Licenciatura en Psicología (UP) y hoy se desempeña en la profesión que siempre quiso. Además de su formación “articulada tanto en lo teórico como en lo práctico” como psicóloga, la Lic. Vitulli valoró la práctica profesional que otorga la carrera desde el segundo año de cursada: “Me permitió acercarme desde muy temprano al campo profesional. La Facultad es el primer escalón de una lindísima carrera profesional”.

¿A qué te dedicas actualmente?

Soy Licenciada en Psicología y, hasta el momento, me he desempeñado exitosamente en el ámbito de la psicología clínica en mi consultorio particular, en la atención a pacientes adolescentes y adultos con distintas problemáticas. Las sesiones son presenciales y otras online por Facetime o Skype. También realizo procesos de orientación vocacional. Una vez recibida hice la especialización en Psicosomática y tuve la experiencia de atender pacientes en el área de Psicodermatología en el Hospital Álvarez. Paralelo al consultorio, me sigo formando académicamente. En la actualidad estoy realizando un posgrado en Trastornos de la Conducta Alimentaria. El año pasado me actualicé desde la teoría cognitiva-conductual. Me considero una psicóloga integrativa.

¿Qué es lo que más te gusta de tu posición actual o de tu profesión?

Lo que más me gusta de mi profesión es justamente poder dedicarme a ella. Para mí, el estudio de la mente humana siempre fue algo que me llamó la atención desde chica, puede ser por tener una madre y abuela psicóloga. Siempre fue una temática de la cual podíamos hablar horas seguidas que no nos cansábamos. Y esa pasión fue creciendo a lo largo de todos los años. También, es una profesión muy amplia y con variedad de temáticas muy ricas. Siempre me sorprende todo lo que me queda por aprender y seguir estudiando. Es un desafío constante.

¿Cómo es un día habitual en tu trabajo, qué tareas realizas o con qué personas interactúas?

Al trabajar en mi consultorio particular, el trabajo es bastante solitario. Aunque hay colegas que también atienden aquí y podemos intercambiar charlas entre paciente y paciente. Actualmente, atiendo algunas horas seguidas, a veces uno tras otro, dejando una hora en el medio para poder hacer un parate. En esa hora aprovecho para leer historias clínicas o para continuar un posgrado virtual. Luego, tengo mi espacio de supervisión y análisis personal. Muy importantes ambos espacios cuando somos profesionales de la salud.

¿Qué es lo más importante que aprendiste en la Universidad?

Pienso que es la mirada holística que tiene la Facultad. Aprendí a tener una mirada crítica y constructiva y poder analizar la mente humana desde distintas ramas teóricas o perspectivas. Por otro lado, también es muy importante el espacio de la práctica profesional desde el segundo año de la carrera. Eso me permitió acercarme desde muy temprano al campo profesional. Articular lo teórico con lo práctico fue muy enriquecedor para mi desarrollo como futura psicóloga.

¿Qué recuerdos tenes del día a día en la UP?

Tengo recuerdos muy lindos. Hasta a veces me da nostalgia que ya haya pasado. Tuve un grupo precioso durante la carrera. Es el día de hoy que me quedaron como herencia de esos años dos amigas muy queridas y colegas. Además, tuve profesores a los que admiré por su pasión, que me enriquecieron mucho sus aportes y clases.

¿Qué les dirías a los futuros graduados en Psicología?

Que disfruten mucho esta etapa de estudio. Y por otro lado, que puedan también aprovechar las prácticas profesionales para despejar dudas y que utilicen el espacio para poder empezar a pensar en cuál área les gustaría desarrollarse. La Facultad es el primer escalón de una lindísima carrera profesional.

Ver otras notas >