Enrique Macaya Márquez disertó por videoconferencia sobre: “El fútbol jaqueado por el coronavirus’

Junto a su hijo, el preparador físico Gabriel Macaya Fernández, el profesor de la carrera de Periodismo Deportivo UP analizó el escenario del fútbol en el contexto actual.
Enrique Macaya Márquez disertó por videoconferencia sobre: “El fútbol jaqueado por el coronavirus’

El reconocido periodista Enrique Macaya Márquez, Profesor Titular de Fútbol Argentino y Mundiales en la carrera de Periodismo Deportivo UP; junto a su hijo Gabriel Macaya Fernández, preparador físico en equipos de gran categoría y Licenciado en Alto Rendimiento y Gestión Deportiva, analizaron en un encuentro virtual sobre la situación sin antecedentes que marcará a fuego todos los deportes, con especial foco en el más resonante del planeta: el fútbol.

Con la moderación de Alejandro Di Giacomo, Coordinador de la carrera de Periodismo Deportivo UP, los expertos invitaron a reflexionar sobre el impacto que tendrá la pandemia en la práctica futbolística y en los equipos, animándose a anticipar algunas de sus consecuencias.

Para dar inicio a la charla, con su gran trayectoria, Enrique Macaya Márquez comenzó por definir el alcance del coronavirus en el fútbol: “Pienso que las sociedades deportivas no estaban preparadas ni tuvieron las reacciones adecuadas. La Comisión Sudamericana podría haberse anticipado con la experiencia de Europa”, deslizó como primer disparador del tema, y a continuación realizó la siguiente observación: “Creo que al fútbol le falta una política bien entendida, en cuanto al manejo institucional que tiene que ver con el desarrollo de la actividad”.

Además, el periodista deportivo, hizo foco en que detrás del deporte “hay muchos intereses en juego”. En ese sentido, sostuvo: “Por eso la FIFA autorizó rápidamente a los equipos europeos a entrar en actividad. Hay que tener en cuenta el peso que tienen los derechos de transmisión, sponsoreo, etc”.

Consultado por el distanciamiento entre los jugadores, manifestó que, si bien el problema es mucho más complejo y serio de lo que se supone, no alcanzará para modificar la reglamentación: “El fútbol tiene una esencia, una manera de jugar, que si bien soporta variables, no creo que su esencia se modifique”, indicó.

Por su parte, Gabriel Macaya Fernández brindó su visión como experto en preparación física y analizó las consecuencias de parar la actividad tras la cuarentena: “Creo que es importante pensar en la situación que atraviesan los atletas, en qué aspectos se vieron afectados, y cómo pueden trabajar a futuro teniendo en cuenta que hay adaptaciones neurofisiológicas que se han ido perdiendo. Hubo un proceso de desentrenamiento”, sentenció sobre la interrupción de los entrenamientos y el estado físico de los jugadores.

Además de ofrecer su mirada sobre los cambios en el metabolismo y neuromuscular que sufren los deportistas, el entrenador sumó como problemática la falta de motivación. “El jugador de fútbol es un ser humano como cualquiera de nosotros, no se ve apartado del impacto de la pandemia, y con un agravante: no tiene un propósito, una meta, no encuentra el horizonte. La mayoría no mantuvo la rutina de entrenamiento, sueño y alimentación. Algunos viven en espacios muy reducidos y se les dificulta mucho entrenar”, señaló y, como consecuencia, también advirtió sobre los regresos abruptos a la actividad física ya que podrían promover lesiones luego del periodo de quietud.

Hacia el final de la charla, el preparador físico destacó la importancia de “pensar hoy, con la pelota parada”: “Si bien es difícil estipular lo que genera la pandemia y el tiempo que se demorará en recuperarlo, es necesario reflexionar sobre cómo reiniciar las actividades. Lo más importante es hacer un análisis de las cargas precedentes, cuanta más información y testeos se tengan, mejor se podrá reevaluar en dónde se perdió capacidad y en qué se debe trabajar”.

Para cerrar el encuentro, Macaya Márquez dejó un consejo para los estudiantes y colegas de periodismo: “Yo siempre aspiré a ser mejor. A captar y ampliar mis conocimientos para transmitirlos a quienes nos escuchan. Hay que re-aprender, estar encima, permanentemente. El periodista tiene la capacidad de transformar lo pasivo en activo. Al tener más tiempo, puede aprender y perfeccionar su tarea profesional”, indicó sobre las oportunidades para mejorar el trabajo periodístico ante las nuevas circunstancias.

De esta manera, en palabras del Coordinador de la carrera de Periodismo UP, Alejandro Di Giacomo, los invitados aportaron “una visión reflexiva y más desapasionada para analizar el contexto, en un deporte en donde abunda la pasión pero no siempre la reflexión”.

Ver otras notas >