Celeste Elorriaga, alumna de la maestría en Derecho de la UP, realizó un intercambio en Yale Law School

Celeste Elorriaga, alumna de la maestría en Derecho de la UP, realizó un intercambio en Yale Law School

Celeste Elorriaga, alumna de la maestría en Derecho, realizó un intercambio en Yale Law School. "La posibilidad de asistir a clases y tener reuniones con profesores que has leído pero que jamás pensás tener en frente para dialogar con ellos, conocer las instituciones, sus modos de vida y organización; todo eso es maravilloso", afirmó.

¿Cómo fue la experiencia en Yale?

Yale Law School es fantástica desde el punto de vista del que la mires. Me cuesta aún describir la sensación y emoción que te da saber que quedás seleccionada para conocer una de las universidades más prestigiosas del mundo. Por un lado sos consciente de que es una oportunidad única y por otra parte, estás segura de que vas a conocer otro mundo. Hasta que no lo vivís, no tenés dimensión de todo lo que eso puede sumar a tu formación.

¿Qué podés destacar del intercambio?

Desde el primer momento te invita a conocerte y saber de qué sos capaz. El intercambio te da herramientas tanto en lo personal como en lo profesional. Respecto a lo personal destaco la calidez con la que te reciben; las amistades y contactos que te quedan. Conocés, además, el estilo de vida académica, sus tradiciones deportivas e incluso podés ver un partido de básquet o hockey sobre hielo mientras escuchás las trompetas que suenan alentando al equipo. A nivel profesional y de formación académica, destaco la posibilidad de asistir a clases y tener reuniones con profesores que has leído pero que jamás pensás tener en frente para dialogar con ellos, conocer las instituciones, sus modos de vida y organización; todo eso es maravilloso.

¿Qué actividades realizaste allá?

Tuvimos reuniones con profesores de derecho reconocidos y también asistimos a sus cursos, tales como Owen Fiss, Bruce Ackerman, Susan Rose Ackerman, Daniel Markovitz, entre otros. También tuvimos la posibilidad de asistir a importantes instituciones judiciales (Second Circuit Federal Court of Appeals) y conversar con sus jueces, visitar importantes ONGs (como Human Rights Watch), asistir a presentaciones de libros de los docentes de la universidad, conocer el campus que arquitectónicamente es precioso, conocer a los estudiantes que llevan adelante las actividades en Yale Law School (como por ejemplo quienes dirigen las revistas jurídicas).

¿Qué es lo que más te gustó?

Los diálogos que se generan en las aulas, el intercambio de ideas, la biblioteca enorme, silenciosa y con muchas comodidades que hacen que te quieras quedar hasta que cierran o las actividades que desarrollan los estudiantes; el campus en su totalidad. También los desafíos que te genera preparar una presentación y exponerla frente a tus compañeros y que esta logre su objetivo, pudiendo dar a entender tus ideas.

¿Cómo el intercambio te sirve para tu futuro?

Tener la oportunidad de realizar un intercambio es una de esas situaciones que hay que agradecer. Tus estructuras mentales cambian por completo porque conocés otra cultura, otro idioma, otras formas de vivir, de organizarte, de estudiar, de trabajar, de crear o de realizar actividades que a veces no te imaginás estando siempre en un mismo lugar.

El intercambio me invitó a representarme la idea de que es posible que estudie y profundice mis conocimientos académicos en el exterior, me invitó a pensar que es posible tener un tipo de academia que se supere día a día y sea la mejor academia que podamos llegar a tener en la región y finalmente, que sea cual sea el lugar donde esté o el rol que me toque desempeñar, todo es posible teniendo claros los objetivos que quiero lograr.