Florencia Gamba, estudia el MBA UP y realizó un intercambio en NYU

Florencia Gamba, estudia el MBA UP y realizó un intercambio en NYU

Florencia Gamba estudió Farmacia y trabajó en esa industria por quince años. Pero un día sintió el impulso de estudiar algo por fuera de su disciplina y descubrir otras habilidades que la llevaran hacia nuevos desafíos profesionales. Así fue que surgió la idea de realizar un MBA en la Universidad de Palermo y, más tarde, la posibilidad de hacer un cuatrimestre de intercambio en la New York University (NYU), Stern School of Business: “El intercambio tiene que ver con abrirse a lo nuevo. Conocer distintas personas de todas partes del planeta, es genial, siempre enriquece”, cuenta.

¿Qué es lo que más te gustó de la experiencia de realizar este intercambio?

El intercambio para mí tiene que ver con abrirse a lo nuevo. Conocer distintas personas de todas partes del planeta es genial. Siempre enriquece. He podido viajar por motivos laborales y mayormente por placer. Por eso me parece que hacer un intercambio es una experiencia que sí o sí te abre la cabeza.

¿Qué sentís que aportó en tu formación el intercambio en NYU?

Creo que la experiencia en NYU, además de ser una de las mejores escuelas de negocios de USA, es la posibilidad de hacer una inmersión en otra cultura, de practicar el idioma, a los que les gusta el inglés sobre todo. Los profesores de NYU son personas expertas en lo que enseñan sin duda. Lo que aportó a mi profesión y a mi vida personal es conocer nuevos puntos de vista, es una inversión que se paga sola. En líneas generales, un MBA personalmente me aportó entender cómo se dan las interacciones entre colaboradores y ver incluso las falencias para poder en un futuro mejorar el ámbito en el que me toque trabajar. Y más importante aún, que cuando te das cuenta de que no vas con una cultura, tenés que cortar con el drama y buscar lo tuyo por otro lado.

¿Cómo fue vivir un semestre en Nueva York?

Vivir en Nueva York es genial. Sobre todo que es fácil manejarse, el sistema de transporte es increíble. Me hace acordar al transporte de ciudades como Berlín. La gente en la Universidad y en la calle es como en todos lados, como en cualquier ciudad cosmopolita del mundo. En Nueva York hay todo por ver y visitar. Es muy difícil aburrirse en una ciudad así.

¿Qué podés destacar de tu formación en el MBA de la Universidad de Palermo?

El MBA en UP me permitió conocer gente de profesiones muy diversas, muy distintas a la mía. Las clases son muy enriquecedoras porque las discusiones se dan desde perspectivas tan diferentes que es imposible no aprender algo. Personalmente, elegí hacerlo en la UP porque quería salir de las clases superteóricas, quería algo ágil. Me parece que todo lo que tiene que ver con manos a la obra, intercambiar, conversar, debatir, inventar, crear son procesos que en un ambiente ultrateórico difícilmente se logran. Recuerdo que una vez uno de los profesores que tuve el privilegio de tener en el MBA, dijo: “Está bueno aprender de las experiencias”. Y la verdad es que no puedo estar más de acuerdo. Quiero agregar que hubo materias del MBA que están tan relacionadas con lo psicológico que hasta te permiten ver las cosas de otra forma.

¿Qué consejos compartirías con otros alumnos que quieren vivir esta misma experiencia en el exterior?

Esto fue una experiencia de una vez en la vida. Los cambios grandes a veces son difíciles, pero salir de la zona de confort y encontrarse con nuevos desafíos te hace sí o sí una persona más fuerte. Les digo a los que quieran, que se animen. Es una maravillosa experiencia. NY es una ciudad cara pero hay opciones para vivir y manejarse. Es una excelente inversión, una de esas que te quedan bien guardadas en el alma.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro con estas experiencias nuevas que sumaste en tu camino profesional?

Mis proyectos a futuro son terminar de cursar unas materias en Buenos Aires, pero me gustaría poder trabajar un tiempo en el exterior. Estoy abierta a nuevas posibilidades, no necesariamente tan técnicas y relacionadas con mi profesión inicial. La experiencia MBA es en líneas generales algo que te hace pensar diferente. De ahí en adelante, puede pasar cualquier cosa.

Ver otras notas >