Nicolás Marino, campeón de Esgrima, representa al país en competencias internacionales y estudia Marketing online en UP

“Elegí a la UP porque me permite estudiar y rendir los finales en forma online”, cuenta el Campeón Sudamericano por Equipos, que representó a la Argentina en los Juegos Panamericanos Lima 2019.
Nicolás Marino, campeón de Esgrima, representa al país en competencias internacionales y estudia Marketing online en UP

Hace cerca de un año y medio, Nicolás se fue a vivir a Frascati, un pueblo de Italia donde se encuentra una de las mejores salas del mundo de esgrima. “Siempre me gustó competir y fui avanzando, primero a nivel nacional, después panamericano, se fueron dando los pasos para que hoy me encuentre acá, con el objetivo de seguir superándome”, explica sobre su recorrido deportivo. Mientras entrena y persigue su sueño de lograr una medalla olímpica, el Campeón Nacional oriundo de Lomas de Zamora estudia la Licenciatura en Marketing modalidad online en la UP: “Creo que siempre está bueno estudiar porque te da una suerte de libertad, te permite tener un análisis propio de las cosas”.

¿En qué consiste el deporte y qué es lo que más te gusta de practicarlo?

La esgrima consta de tres armas: florete, espada y sable. Con el florete solo podes tocar al pecho y a la espalda, corta en el hombro, prácticamente es el torso. En espada vale todo el cuerpo, y en el sable, de la cintura para arriba. Si alguna vez observaron cómo se practica, hay dos luces que indican el punto. En espada, si se prenden ambas se lleva un punto cada uno, no hay discusión en el golpe. En cambio en el florete y el sable cuando se prenden ambas luces, el árbitro decide quien se lleva el golpe, en base a quien estaba atacando y defendiendo. Yo soy floretista, me gusta el florete. Me apasiona que por momentos hay que ser muy agresivo y por otros no. Cuando uno entra a la pedana, la pista, ya observando cómo entra el otro te das cuenta si tiene una actitud positiva o más negativa. En un deporte de combate, que es uno contra otro, es crucial ese momento. También es muy importante el respeto hacia el otro. Además, es un deporte vistoso en sí mismo, es lindo de ver y de practicar.

¿Cómo surgió tu interés por la esgrima?

Antes de hacer esgrima, practicaba un arte marcial que se llama Kung Fu, y su parte moderna, competitiva, se llama Wushu. Practiqué ese deporte desde los 6 o 7 años hasta los 12. Ahí conocí la esgrima, lo vi, me llamo la atención y durante un año practiqué los dos. Son deportes parecidos, de combate. Tienen en común muchas cosas, como por ejemplo las distancias, lo que me facilitó el traspaso. La esgrima es un deporte amateur, y a mí desde chico me gustó competir. Fui avanzando a nivel nacional, después panamericano, se fueron dando los pasos y hoy en día me encuentro acá para seguir superándome, fue un proceso. Al principio te divertís, porque es como jugar a ´El Zorro´, después entran las presiones competitivas porque es un deporte muy técnico.

¿Por qué decidiste profesionalizarte en Italia?

Hace cerca de un año y medio que vivo en Frascati, un pueblo en las afueras de Roma donde está una de las mejores salas del mundo de esgrima. En el momento de irme a vivir al exterior tuve dos opciones: Francia o Italia. Elegí venir a vivir acá (Italia) por el idioma y la gente. Hay muchas cosas de la técnica de esgrima que tuve que cambiar porque Argentina toma más la rama francesa del deporte. Fue todo un proceso modificarlo y todavía sigo mejorando. Soy de Lomas y, si bien no vivía en el centro de Capital, estaba en una ciudad grande, y de pronto pasé a vivir en un pueblo donde lo último que cierra es la heladería a las 10,30 u 11. Fue duro al principio, pero ahora ya estoy acostumbrado. También me adapté al idioma, ahora ya puedo mantener una conversación.

¿Cómo es tu rutina de entrenamiento y de qué forma se adaptó ante la pandemia?

Con el tema del coronavirus, llevábamos dos meses y medio en cuarentena, pero hace un poco se empezó a abrir de a poco, al no estar en Roma sino en un pueblo chico fue todo más leve. La cuarentena modificó totalmente. Antes entrenaba de lunes a sábados, la gran mayoría de los días doble turno. Hago la parte de esgrima por la mañana y la preparación física por la tarde. Hoy en día, con la cuarentena intento mantener la cantidad de días pero el doble turno cuesta un poco más. El mayor cambio es que no es tan intenso como antes, si bien la duración es más o menos la misma. En lo personal prefiero que sea más calidad y no tanto cantidad, pero hay que adaptarse al momento, no queda otra.

¿Cómo vivís la experiencia de representar a la Argentina a nivel internacional?

Es lindo saber que uno se viene preparando tanto para ese día, y cuando toca demostrarlo, poder sacarlo para afuera. Claramente, a todo el mundo le gusta ganar, pero está bueno tener presente que no siempre se puede. Les puedo asegurar que son más las veces que perdí que las que gané, a todo el mundo le pasa. Participar en Lima 2019 fue una experiencia hermosa, a parte del hecho de competir, por simplemente estar en la Villa Olímpica, que es algo increíble: que estén los Leones sentados en la mesa de al lado y estar comiendo junto con ellos, son experiencias que están buenísimas. Reconocer el esfuerzo que conlleva es lo más lindo, porque el día después del torneo, te levantas y ya pasó, pero contemplar todo eso que tuviste que superar, el día a día para alcanzarlo, eso es lo que está bueno.

¿Cuáles considerás que fueron los mayores logros y desafíos en tu carrera deportiva?

Como principales logros ser Campeón Nacional Juvenil y Mayor, ser Subcampeón Panamericano por Equipo en la categoría Juvenil y ser Campeón Sudamericano por Equipo. El hecho de haber clasificado en Lima fue todo un logro, porque es algo que no me esperaba cuando hicimos toda la planificación hace dos o tres años atrás. A futuro, hoy en día es difícil proyectar, por lo que no sé exactamente. Este va a ser un año rarísimo, prácticamente no van a hacerse competencias, y los Juegos Olímpicos se postergaron. Pero seguiré entrenando e intentaré seguir mejorando como siempre.

¿Por qué elegiste estudiar Marketing?

Siempre quise estar ligado al deporte, y Marketing me permite hacer muchas cosas relacionadas a lo deportivo. De hecho cuando veo las materias, no solo marketing en sí, sino administración y muchas otras, las relaciono inmediatamente con el ámbito deportivo, no sólo con esgrima, sino en general. Hay mucha relación, lo que me facilita estudiar, porque lo comparo y lo traspaso a esa realidad que conozco, lo que hace que me resulte más fácil de estudiar.

¿Cómo te resulta la experiencia de cursar a distancia en la UP?

Estoy en el primer año de cursada. Elegí a la UP porque me permite estudiar y rendir los finales en forma online, completamente a distancia, lo que me pareció una posibilidad buenísima. La experiencia me resultó excelente, porque te van dando los contenidos semana a semana, lo que te obliga a ser constante. Pienso que si te dan todo de corrido, te vas colgando. En cambio acá podés entrar al foro ciertos días, hacer actividades, entonces vas llevándola de a poco y no se te acumula tanto al final. La plataforma me parece excelente, esta buenísima, es súper práctica, rápida y muy fácil de usar. También están buenos los contenidos, tener la biblioteca virtual, todo a mano. Hasta ahora la verdad me encanta.

¿Cómo combinás tu carrera deportiva con el estudio?

Como entreno doble turno, en el medio intento meter alguna horita a eso del mediodía, y después otra a la tarde, casi noche. En épocas con mucha competencia bajo la carga horaria de la facultad. Pero durante el año no tengo tantos encuentros porque son cada dos o tres semanas, entonces tengo un poco más de margen y me voy regulando. Por ejemplo, si sé que la otra semana tengo competencia, intento dedicarme un poco más esta semana, para dejarla liberada y poder enfocarme completamente en la competencia.

¿Qué recomendaciones compartirías con quienes deseen estudiar online?

De base, creo que siempre está bueno estudiar, porque te da una suerte de libertad. El saber de algo te permite tener un análisis propio de las cosas. Llevado a la vida cotidiana me parece que está bueno tener conocimientos y un título. La carrera de un deportista en algún momento termina. Si bien soy profesional en lo que hago, el deporte en sí es amateur, entonces a diferencia de los deportistas profesionales, en los deportes amateur una vez que terminaste de competir te tenés que ganar la vida de otra forma. Llegado ese momento, tener el título universitario abajo del brazo es una herramienta muy útil, lo veo muy importante. Para la gente que no es deportista, mi consejo va con el mismo enfoque: en ambos casos es fundamental. La diferencia es que para el deportista es difícil hacer ambas cosas, por algo los deportistas o quienes trabajan siempre terminan más tarde sus estudios. Cuesta, pero es algo necesario.

¿Qué te gustaría lograr a futuro con tu carrera deportiva y profesional?

Como deportista mi sueño siempre fue tener una medalla mundial u olímpica. De hecho, si entreno tanto y me vine a Italia es justamente para lograrlo en algún momento. En cuanto al ámbito laboral con respecto a la facultad, todavía no lo sé. Sé que voy a estar involucrado en algún proyecto relacionado a lo deportivo, o al menos eso es lo que me gustaría.



Para conocer sobre la Licenciatura en Marketing UP 

Para conocer sobre las carreras online UP

Ver otras notas >