Diego Hernández, graduado de Marketing UP y gerente de Postventa de la División Camiones y Buses de Volkswagen Argentina

“La UP me ha brindado los cimientos para ser el profesional que soy”. Diego Hernández, graduado de Marketing UP y gerente de Postventa de la División Camiones y Buses de Volkswagen Argentina

Con casi 30 años de experiencia profesional, más de la mitad de ellos en el Grupo Volkswagen Argentina, Diego Hernández cuenta con un amplio bagaje de experiencias en la industria automotriz. Egresado de la Licenciatura en Marketing de la Universidad de Palermo, actualmente se desempeña como gerente de Postventa de la División Camiones y Buses de Volkswagen Argentina. De sus días en la UP, valora los "conocimientos sólidos" que le sirvieron para formarse como profesional.

¿Cómo comenzaste a trabajar en Volkswagen?

Ingresé en 1998 como coordinador de distribución de unidades. En 2003 pasé a la división AUDI, y fui jefe de publicidad y promociones. Tres años después fui promovido a supervisor del área de transporte de Volkswagen Argentina. En 2009 asumí la Gerencia de comercio exterior, en 2015 fui gerente de ventas y marketing de repuestos marca de la compañía, hasta llegar a la actual posición: gerente de Postventa de la División Camiones y Buses.

¿Qué significa haber construido una carrera dentro de Volkswagen?

Es una gran empresa, donde hace 22 años que estoy trabajando. Fue y es el eje central en mi desarrollo tanto profesional como personal, porque me ha permitido crecer en todos los ámbitos y que podría decir es parte de mi ADN. Es una empresa internacional líder, que me brindó la posibilidad de conocer otras filiales en el mundo, interactuar y trabajar con personas heterogéneas, de otras culturas, lo cual reconozco como una dosis de valor agregado a mi carrera profesional.

¿Qué características tiene tu puesto de trabajo?

El foco está puesto en nuestros clientes, y el contacto con la red de concesionarios y nuestros socios comerciales es vital. Cuento con un equipo de trabajo diverso, con el cual intercambio posturas y puntos de vista, de manera de llegar a un común entendimiento, que permita trabajar alineados hacia un mismo objetivo, de manera de cumplir con las necesidades y expectativas de quienes nos eligen día a día. Cada vez que mi agenda me lo permite, visito concesionarios y clientes, porque es donde en vivo y directo podemos medir cómo estamos.

¿Qué otras experiencias laborales aportaron a tu desarrollo profesional?

Antes de trabajar en Volkswagen, trabaje durante cuatro años en Transportes Furlong, una empresa logística de distribución que en ese momento era una de las únicas que transportaba vehículos 0 kilómetro. Allí pasé por diferentes áreas, aprendiendo las diferentes funciones de la empresa, para terminar en el área comercial, como jefe comercial ante varias automotrices, entre ellas Volkswagen, Toyota, Ford, etc. Es de esta posición donde Volkswagen me invitó a sumarme a su equipo.

¿Qué herramientas profesionales te aportó la Universidad de Palermo?

La UP fue la universidad que elegí para tener conocimientos sólidos y formarme como profesional. Pasaron 20 años de mi egreso y sigo siendo consciente que la UP me ha brindado los cimientos para ser el profesional que soy. La universidad es el pilar clave para poder cumplir cada uno de nuestros sueños. Me acuerdo que mi carrera la cursé mientras trabajaba. Entonces lo hacía en el turno noche, que arrancaba a las 19 horas y terminábamos cerca de las 23. El contenido académico era atractivo y muy dinámico. Recuerdo las materias con referentes de la época, donde se invitaba a pensar creativamente más allá de lo racional, algo sumamente llamativo en esos años. Me hice de grandes amigos, con varios aún seguimos en contacto.

¿Qué te gustaría aconsejar a los futuros graduados de Marketing UP?

Que disfruten del tiempo universitario, aprovechen de la institución que eligieron y se nutran de los conocimientos que la UP le brinda. La vida profesional depende de uno, y cuanto mejor apliquen los conocimientos adquiridos, con esfuerzo, dedicación y una siempre necesaria dosis de suerte, las puertas del desarrollo y el crecimiento aparecen.

Ver otras notas >