Testimonios

Santiago Fernández, Lic en Tec. de la Información

Santiago Fernández, Lic. en Tecnología de la Información UP y Chief Information Security Officer en Naranja

“Siempre me gustó la tecnología, y la universidad me re-confirmó que con tesón se puede llegar”, cuenta Santiago Fernández, Licenciado en Tecnología de la Información de la UP y Chief Information Security Officer en Naranja. El egresado fue ternado este año entre los 100 mejores CISO’s a nivel global, es finalista del premio SegurInfo 2020 de Asociación USUARIA y merecedor del Premio Logro Profesional de la Facultad de Ingeniería UP. “Me llena de orgullo que mi universidad sepa que uno de sus integrantes está trabajando en el primer nivel de la Argentina. Creo que mi mayor logro es ser referente en lo que hago. Es una alegría ser validado por mis colegas, yo con eso siento que ya gané”, cuenta.

¿Cuál fue tu principal función al asumir como CISO en Naranja?

Ingresé a Naranja hace un año y medio, con la idea y la necesidad del negocio de hacer un cambio de mentalidad. Dejamos de ser meramente auditores que marcan dónde están los errores y qué hay que solucionar; para pasar a formar parte de la creación de productos. Hoy, Seguridad de la Información en Naranja es parte de la co-creación de los productos junto con Tecnología. Gran parte del servicio de la tarjeta virtual, por ejemplo, lo da el área de Seguridad, algo que un par de años atrás era impensado.

¿Qué tareas realizan desde el área de Seguridad?

Actualmente, estamos enfocados en tres grandes objetivos: por un lado el concientizar a los colaboradores en materia de Seguridad de la Información. Después nos concentramos en lo que es automatización. Automatizamos lo máximo posible, trabajando en lo que es Seguridad y acompañando al negocio en la creación de valor. Una tercera arista, importantísima en el negocio financiero, es proteger adecuadamente los datos sensibles de la organización. Hacemos mucha mella en cada uno de los estados de la información, donde estamos no solamente resguardando los datos de nuestros clientes en tránsito sino también en reposo, buscando proteger lo que para nosotros es nuestro petróleo: el dato del cliente.

¿Qué es lo que más disfrutás de trabajar en tu área?

Yo elegí Naranja porque me ofrecía desafíos constantes. Trabajamos con las mejores tecnologías, las más modernas, y tengo un equipo lleno de cualidades que me desafía a mí mismo y me cambia el arco constantemente. La estructura es tan dinámica que tenemos un índice de rotación de 14 meses, porque se trata de un negocio que está en evolución constante. Eso es algo que me llamó mucho la atención: por un lado la tecnología, el crisol de negocios que manejamos en Naranja, y por otro lado el estar trabajando con los mejores. Realmente disfruto trabajar con gente tan capacitada.

¿Qué es lo más importante para ser un buen líder?

Creo que el rol del CISO cambió, hoy no solamente es un ejecutivo sino también tiene que saber técnicamente, porque está mucho más cerca del negocio. Cuando empezás a trabajar con gente joven y valorada profesionalmente, requerida, entendés que liderar desde el desafío es una de las herramientas más importantes. Me refiero, por ejemplo, a cuando uno de los colaboradores viene a presentar una resolución, que puedas brindarle una devolución técnica desafiándola. No simplemente aceptar lo que dice tu especialista, sino darle otra mirada, hacerle pensar. A la larga eso hace que el profesional te elija. Yo soy un convencido de que no solamente se elije a la empresa sino también al líder, y esa es mi forma de motivar.

¿Cómo vivís los reconocimientos que recibiste este año por tu desempeño?

Para mí es un orgullo estar entre los mejores CISOs del mundo en el 2020. Estuve ternado como top 100 CISO a nivel global junto a Pedro Adamović de Banco Galicia, con quien fuimos los únicos dos de Argentina. A su vez, estoy seleccionado como uno de los 10 finalistas de SegurInfo 2020 en Argentina, lo que tiene un sabor realmente especial. Primero, por mi corta carrera como CISO, comparado con gente que tiene más de 15 o 20 años en la posición. Segundo y principalmente porque la terna fue elegida por pares, con lo cual estoy siendo validado por mis colegas, lo que me llena de orgullo y alegría. Para mí, yo con eso ya gané, es más que importante.

¿Qué significa para vos recibir el reconocimiento Logro Profesional de la UP?

Que me haya llamado mi facultad y universidad es una alegría inmensa, porque me crié ahí, me dieron los cimientos para poder llegar a este presente. Fue un lugar adonde conocí muy buenos amigos, con los cuales todavía continúo en vínculo. Y me llena de orgullo que mi universidad tenga un momento para fijarse en mí, y sepa que uno de sus integrantes está trabajando en el primer nivel de la Argentina. Creo que mi mayor logro es ser referente en lo que hago.

¿Qué recuerdos guardás de tu paso por la universidad?

Siempre me gustó la tecnología, y la universidad me re-confirmó que con tesón se puede llegar. En la facultad desarrollé la habilidad de tener una mente analítica. Una de las grandes herramientas que adquirí fue detenerme para analizar, generar un road map, trabajar de una manera organizada y sistemática; hábitos que previamente no tenía y que son importantes. Resalto lo del tesón, porque al terminar lo que empezaste te va marcando un camino, una forma de ser como profesional, que no deja las cosas a la mitad, y eso para mí es redituable.

¿Cómo fueron tus inicios laborales y qué te enseñaron?

Empecé en Grupo Prisa, un negocio multimedio de comunicaciones, donde pasé por todos los estadíos del lado de servicio. Después tuve la suerte de trabajar en La Caja de Ahorro, una empresa con más de 120 años en Argentina, muy clásica, donde di los primeros pasos en Seguridad y me apoyó para hacer mi carrera universitaria. Luego trabajé para un grupo italiano, lo cual me abrió muchísimo la mente, porque me tocó trabajar con gente de otros países y de otras culturas. Esto alimentó la mirada holística adquirida en la universidad, esa forma de pensar los problemas desde distintas perspectivas para poder tener otra mirada y encontrar la mejor solución. También me enseñó a trabajar de una manera más regularizada, de compliance.

¿Qué consejo les darías a estudiantes de IT?

Que no bajen los brazos. Cuando piensen que falta mucho, sigan; porque más tarde o más temprano se llega al objetivo. Traten de llevarse de la universidad no sólo conocimiento, sino también amigos, que los van a necesitar. Muchas veces charlar con un compañero y poder desafiar una solución lleva a encontrar otra mejor, y nos enaltece como profesionales. Esas son las partes más importantes de la universidad: el hecho de poder dialogar con gente que estuvo con uno en la carrera, que es de confianza y le va a dar un consejo desde lo mejor de su ser. También hablamos técnicamente, aprovechen el manejar el mismo idioma.

Más testimonios