Testimonios

Alejandro Spinelli, Licenciado en Informática UP y gerente del Hotel Mercure Santa Marta, en Colombia

Alejandro Spinelli es gerente del hotel Mercure Santa Marta Emile, frente a las aguas cálidas y cristalinas del Caribe colombiano, parte de la cadena de origen francés AccorHotels. Licenciado en Informática por la Universidad de Palermo, Alejandro tiene más de 10 años de trayectoria en la compañía, luego de pasar por otras multinacionales como HellermannTyton e IBM. Creció y se capacitó en la parte operativa, para complementar su perfil técnico con las habilidades blandas que requiere una gerencia. “La función del gerente general no es solo resguardar la visibilidad del hotel sino también generar alianzas con stakeholders como el Estado, principales clientes y la sociedad; porque nuestro objetivo es mejorar nuestro entorno”, explica el egresado UP. Sobre la carrera, sostiene: “Aprendí desde Project Management hasta Historia del Arte. La universidad te abre la cabeza para que después continúes, por eso uno tiene el corazón en la UP”.

¿Cómo es tu función como gerente del Mercure Santa Marta?

Mercure es una de las 35 marcas que tiene Accor, una empresa de origen francés con más de 5 mil hoteles alrededor del mundo. Como gerente general tengo a cargo toda la operación de este hotel en el Caribe, en Santa Marta, Colombia. El hotel está muy bien posicionado, porque la gente busca turismo de naturaleza, y acá tenemos la sierra a 30 minutos de la playa, hay termas y picos nevados, todo en un mismo lugar. La función del gerente general no es solo resguardar la visibilidad del hotel sino también generar alianzas con stakeholders como pueden ser el Estado, principales clientes e incluso la sociedad. La posición del gerente requiere mucha responsabilidad social empresaria, como estar presente en tareas gubernamentales, y su función principal: atraer nuevos clientes.

¿Qué puede aportar alguien capacitado en informática al sector turístico?

Considero que las herramientas tecnológicas van a ser el diferencial a muy corto plazo para dar un beneficio en la hotelería. Estamos conociendo de a poco la tecnología y entrando a todo el mundo de los comandos de voz. Cuando se generan novedades tecnológicas, yo las puedo aplicar con mi conocimiento técnico para que se implementen de la mejor manera posible. En la hotelería, que por lo general se basa en las competencias blandas y el aspecto social, entrar con un background técnico y muy estructurado me permitió enseguida llegar a muy buenos resultados en la carrera. Haber llegado a las operaciones de hotelería desde la parte técnica me significó un plus bastante importante.

“Las herramientas tecnológicas van a ser el diferencial a muy corto plazo para dar un beneficio en la hotelería”.
¿Cuál fue el mayor reto que tuviste al dirigir el hotel?

Uno de los mayores retos que tuvimos fue la pandemia, continuar con el engagement de todos los colaboradores, que sigan con el mismo entusiasmo, reducir la incertidumbre de perder su trabajo. Porque la función del gerente general no es solo la administración de la hotelería sino también brindar tranquilidad a todas esas familias que trabajan con nosotros y son parte de nuestro objetivo, que es brindar buenas experiencias, buenos momentos, y eso depende mucho de los colaboradores. Después de 15 meses, a mediados de junio llegamos nuevamente al 100% de ocupación.

¿Qué tareas ejercés como parte de la responsabilidad social empresaria?

Hay mucho del aspecto social y laboral metido en una posición como la gerencia general del hotel. Soy presidente de un Club Náutico donde hacemos principalmente stand up paddle y nos manejamos a nivel competitivo. Empezamos hace 5 años con chicos de bajos recursos que fueron aprendiendo este deporte y logramos ser campeones a nivel nacional en el 2018 por primera vez en la historia de Colombia. Gracias a estos logros pudimos ir a Rosario a participar de Juegos Suramericanos de Mar y Playa 2019, a Panamá a los Juegos Centroamericanos y del Caribe.
“Hay mucho del aspecto social y laboral metido en una posición como la gerencia general del hotel”.
¿Cuál fue un aspecto fundamental para tu crecimiento profesional?

Algo muy importante en mi desarrollo fue el conocimiento de idiomas, portugués (que aprendí trabajando en HellermannTyton, ya que respondía a la sede en Brasil) y sobre todo, inglés. Fue un plus. Creo que conocer idiomas es algo necesario, al igual que el título que a uno le dan sus estudios: esa palabrita que va antes de tu nombre, Ingeniero, Doctor, Licenciado, PhD, MBA, etc. Es necesario el título, más allá de los conocimientos que te abren la cabeza, porque eso y los idiomas van a abrir un montón de puertas.
“La inversión en educación siempre va a generar un buen retorno. Hay que seguir perfeccionándose y estudiando todos los días”.
¿Qué te llevó a estudiar la Licenciatura en Informática en la UP?

Siempre me atrajo la computación, desde los nueve años, cuando mi abuela me regaló mi primera computadora, una Talent MSX. Terminé la secundaria e inmediatamente empecé a trabajar como asistente de producción para la multinacional HellermannTyton, una empresa autopartista, donde aprendí algunas herramientas de computación. La UP se acomodó a mis necesidades y me permitió terminar la Licenciatura en Informática. Una vez recibido, con apoyo de la empresa, pude continuar mi formación con un MBA, y a partir de eso me empezaron a llover ofertas. Entré a trabajar en IBM, al mismo tiempo, fui profesor y por seis años perito informático, asistiendo en los juzgados de Capital, algo que también me dio el título de la UP. En el 2010 me llamaron para una entrevista y comencé en Accor.

¿Qué recuerdos guardás de la carrera y qué herramientas te brindó?

Destaco dos cosas en particular que me dejó la universidad, una es haber cursado la materia de Project Management, que en ese momento era algo súper nuevo (me recibí en el 2006). Me empezó a gustar e interesar la gestión de proyectos gracias a lo que aprendí en la UP, es algo que me sirvió mucho. Creo que la universidad te abre la cabeza para que después continúes, no va a ser un estudio exhaustivo porque se va a desactualizar, pero es el comienzo. Otra materia que me encantó es Historia del Arte, fue una de las optativas que elegí, y me explotó la cabeza. Me abrió un montón la visión, me enseñó a indagar, es algo que súper valoro de la universidad. Uno tiene el corazón de la UP.

¿Qué mensajes les dejarías a los futuros graduados?

Lo que pude observar es que las nuevas generaciones están cambiando muy rápidamente de trabajo, lo que puede transformarse en algo perjudicial para las hojas de vida. Me parece valioso transmitirles que traten de no cambiar constantemente, comprométanse y continúen en la empresa que elijan trabajar. Cuando vayan a tomar un trabajo, busquen de qué empresa se trata, observen las que figuran en Great Place to Work, Glassdoor, etc. Otro aspecto esencial es el idioma, en el exterior es muy valorado y abre puertas. Durante la carrera, si les toca elegir una materia electiva, vayan hacia lo opuesto, estudien lo impensado, no vuelvan sobre los mismos contenidos de su carrera. A mí me vino espectacular, porque me gusta conocer un poquito de todo. Aprovechen todos los recursos extracurriculares que tiene la UP. Piensen que la vida es una sola, y lo más importante es el camino, hacer buenas experiencias, pasarla bien en la facu, es para disfrutarlo a fondo.
“Es esencial comprometerse con la empresa en la que elijan trabajar, saber idiomas, aprovechar las electivas y los recursos de la UP, y disfrutar el camino”.
¿Qué balance hacés sobre tu perfil profesional y qué expectativas tenés hacia adelante?

Mi formación de Licenciatura en Informática tuvo un aspecto tecnológico más general e integral que Sistemas; algo que me resultó fundamental al momento de aplicar mis conocimientos de la carrera. De este modo, fui aprendiendo sobre la operación y me fui preparando, invertí en capacitación y cursos, porque creo que la inversión en educación siempre va a generar un buen retorno. Pienso que hay que seguir perfeccionándose y estudiando todos los días, porque uno nunca sabe dónde puede aplicar esos conocimientos, y eso continúo haciendo hasta ahora. Otra experiencia que me gustaría probar es trabajar en Europa, probar suerte en Inglaterra, en Escocia y Reino Unido. En la hotelería, cuantas más culturas pudo absorber el gerente a partir de diferentes regionalizaciones, es una persona con mayor conocimiento que puede adaptarse mejor, es muy valorado.

Desde el balcón de mi departamento, sunset y mate todos los días! gracias UP!
"Desde el balcón de mi departamento, sunset y mate todos los días... gracias UP!".

Más testimonios