Testimonios

Iván Fridman, Licenciatura en Informática

Iván Fridman, Lic. en Informática UP y alumno de la Maestría en Tecnologías de la Información, es Tech Lead en Santander Argentina

Tras iniciar su camino en FCP Consulting, trabajar en Tuenti Argentina y desarrollarse durante casi 10 años en Telefónica; Iván Fridman se incorporó recientemente como Tech Lead en Santander Tecnología Argentina para incursionar en el área Fintech y formar parte de la transformación cultural y tecnológica. “Es increíble lo que evolucionó y va a evolucionar la tecnología. La transformación digital puede ser considerada una amenaza, o bien una excelente oportunidad de destacarse y ser relevantes para cada vez mayor cantidad de usuarios”, anticipa el egresado de la Licenciatura en Informática, que a su vez se encuentra cursando la Maestría en Tecnología de la Información UP.Desarrollen su carrera con paciencia y perseverancia, busquen y abracen nuevos desafíos, pero sobre todo, disfruten el camino”, aconseja.

¿Cómo es trabajar en Santander Tecnología Argentina?

Me incorporé como Tech Lead a Santander Tecnología Argentina hace muy pocos meses. Sinceramente, es un privilegio haber sido seleccionado y pertenecer a una compañía con presencia relevante a nivel internacional. Aunque sin dudas, lo más atractivo y desafiante es que Santanderse encuentra trabajando fuertemente en un proceso de real transformación cultural y tecnológica para poder convertirse en la mejor plataforma abierta de servicios financieros.

¿Qué tareas realizás como Tech Lead?

Actualmente estoy trabajando en el área de Inteligencia Operacional de Tecnología. Mi gran objetivo es armar un equipo dedicado a recopilar, procesar y poner a disposición toda información que emane de la tecnología para optimizar la priorización del Roadmap Tecnológico, que en definitiva es uno de los habilitadores fundamentales de la transformación en curso.

¿Cuáles son los mayores desafíos y qué disfrutás de trabajar en el área Fintech?

El área Fintech es completamente nueva para mí y por ende de por sí representa un desafío insertarme y desarrollarme en ella. Pero a eso le tengo que sumar que mis responsabilidades tecnológicas específicas también son en áreas en las cuales, si bien tengo conocimientos, no me había desarrollado en profundidad. Por lo cual, lo que hoy más disfruto del puesto es la novedad y todos los desafíos que conlleva. Creo que la mejor actitud que un profesional de IT debe tener en estos tiempos es la de abrazar el cambio, la incertidumbre y lo nuevo por aprender.

“La mejor actitud que un profesional de IT debe tener en estos tiempos es la de abrazar el cambio, la incertidumbre y lo nuevo por aprender”.
¿Qué otras experiencias laborales potenciaron tu crecimiento?

Mi primera experiencia laboral fue en FCP Consulting, una consultora dedicada al desarrollo de soluciones de software para diversas industrias. FCP Consulting fue una excelente escuela. Allí comprendí lo importante que es el para qué y para quién son las soluciones que uno construye; aprendí a priorizar, a trabajar en equipo y también que lo que mandan son los resultados y el pragmatismo. Luego tuve el enorme desafío de sumarme a Telefónica. Aprendí a abrazar el cambio y a entender que todo tipo de sistema puede abstraerse y ser comprendido. Con distintos roles, tuve la suerte de participar de proyectos de gran relevancia local e internacional. La escala de los proyectos de Telefónica me llevó a interactuar con equipos multidisciplinarios, y eso, a desarrollar fuertemente mis habilidades blandas. Aprendí que en el mundo actual no alcanza con ser un gran ingeniero, es clave la comunicación y saber traducir al lenguaje humano lo que sucede en ceros y unos.
“En el mundo actual no alcanza con ser un gran ingeniero, es clave la comunicación y saber traducir al lenguaje humano lo que sucede en ceros y unos”.
¿Cómo observás que evolucionó la implementación de las TICs?

Es increíble lo que evolucionó y va a evolucionar la tecnología. Lo primero que debemos entender como profesionales del sector es que es imposible saber todo. Es clave aprender a aprender y mantener una actitud proactiva y abierta a lo nuevo. En la actualidad, aquella organización que no desarrolle sus soluciones centradas en sus clientes o usuarios y en brindarles las mejores experiencias en términos de relevancia y eficiencia, entra en decadencia. Esto se seguirá profundizando exponencialmente en el futuro. La transformación digital puede ser considerada una amenaza para muchas compañías tradicionales, o bien una excelente oportunidad de destacarse y ser relevantes para cada vez mayor cantidad de usuarios.
“Es clave aprender a aprender y mantener una actitud proactiva y abierta a lo nuevo”.

¿Qué aportó la UP a tu desarrollo profesional?

Tengo los mejores recuerdos de mi paso por la universidad. Eso incidió en mi decisión de hacer la Maestría en Tecnologías de la Información, que me encuentro cursando en este momento. La UP me aportó y aporta en la actualidad dándome acceso a cursos que me permiten aumentar mi base de conocimiento en distintas tecnologías y metodologías. Lo importante no son las herramientas, sino las capacidades en las que la UP me permitió desarrollarme. Pero también debo destacar algo que considero fundamental cuando uno realiza un estudio de grado o posgrado, que es el trabajo en equipo, el poder de compartir y aprender de los compañeros es sumamente enriquecedor. Esto último luego se traduce en un excelente networking.

¿Qué consejo les darías a estudiantes de IT?

Creo que un buen profesional es aquel que trabaja seriamente, con pasión, y fundamentalmente con honestidad. Mi consejo o deseo para aquellos que comienzan su carrera es que la desarrollen con paciencia y perseverancia, que busquen y abracen los nuevos desafíos conforme avancen con la carrera. Es más importante que desarrollen habilidades y no que simplemente aprendan herramientas o lenguajes de programación. Pero más aún, que disfruten el camino.

¿Qué reflexión hacés de tu recorrido y cómo te proyectás en los próximos años?

Me considero una persona muy autoexigente, y como comenté anteriormente, uno no puede pretender saber y hacer todo. No siempre se puede planificar cada instante de una carrera profesional. Por lo cual, es normal que uno sienta momentos de éxito y otros un poco menos felices. Sin embargo, si tuviera que reflexionar acerca de mi recorrido, creo que a mi mente vienen palabras como entusiasmo, compromiso, dedicación y pasión por lo que hago. Estas actitudes me acompañan tanto laboral como académicamente, y son las que me permiten disfrutar del camino y progresar. Espero que los próximos años me encuentren igual de feliz que en la actualidad y colaborando con los mejores equipos en el desarrollo de grandes desafíos tecnológicos.

Más testimonios