Panni Margot, diseñador UP, creó con un estilo propio su marca de ropa de proyección internacional

Panni Margot estudió la carrera de Diseño de Moda en la Universidad de Palermo y al poco tiempo exhibió su primera colección en el Argentina Fashion Week, mientras que la segunda fue en el Latino Fashion Week en Chicago, uno de los eventos más importantes del mundo de la moda que convoca a diseñadores destacados de Latinoamérica. “Me eligieron para hacer el cierre representando a la Argentina y para mí fue algo muy importante”, cuenta con orgullo. Con un estilo personal arraigado en sus propias experiencias y sobre todo en la cultura japonesa, Panni se abrió camino en la escena local. Actualmente, con el reconocimiento de prestigiosos diseñadores argentinos, inauguró su local de ropa y prepara una próxima colección que, como todas las que llevan su sello, dará que hablar.

¿Cómo empezás en el mundo de la moda?

Yo estaba estudiando Medicina porque toda mi vida dije que quería ser médico. Vine de Río Gallegos a Buenos Aires a los 18 años a estudiar esa carrera. Un día encuentro el local de Verónica De la Canal, la conozco y me invita a distintos desfiles. Le pregunto dónde estudiar moda y me dijo: "En la Universidad de Palermo". Ahí decido irme de Medicina. Fue muy difícil esa decisión pero con apoyo de mis padres empecé en un rubro del que no sabía nada porque nadie de mi familia pertenece al mundo de la moda pero fui aprendiendo todo. Luego comencé a ir a varios desfiles, conocí diseñadores y realicé un curso con María Pryor, con quien creé amistad y me invitó a ayudarla a hacer dos colecciones. Con ella también aprendí mucho.

¿Cuál fue tu primer desfile?

El desfile de la Fundación FUCA. Fue una gran oportunidad para mí porque estaba en la misma pasarela que Gabriel Lage, Benito Fernández, Claudio Cosano, Verónica De la Canal, María Pryor. Todos los diseñadores tenían que presentar un diseño rosa. Todos presentaron un vestido. Yo había hecho un tapado kimono color rosa, bien sastrero y distinto a todo. Ahí me empiezan a decir de mostrar más mis diseños. Entonces, principio de 2018, fue ponerse las pilas y hacer mi primera colección.

¿En qué se inspiran tus colecciones?

Mis colecciones tienen un mensaje que surge de situaciones vividas. Yo me expreso a través de la ropa. Me baso mucho en la oscuridad, aunque mi primera colección tenía un poco más de color. Se llamó justamente “primero”, en japonés. Era una forma de presentarme. Después el haber vivido eso me expuso a cosas buenas y negativas, entonces mi segunda colección la llamé “armadura”, también en japonés, como una forma de protegerme. Ahí, por ejemplo, me vino la idea de usar barbijos, algo muy visto en la cultura japonesa, y le escribí palabras como envidia, redes sociales, machismo, todas cosas malas. Como los ataques dejan heridas, en la próxima colección quiero hablar de las cicatrices, que no tienen por qué ser negativas sino que se las puede tomar como algo que nos fortalece.

¿Para qué publico diseñás?

Aunque en principio pensé que iba a ser para gente joven, lo cierto es que diseño para cualquier persona. No visto mujeres ni hombres, yo visto personas. Las personas son seres humanos y cada uno es bello tal cual es. Creo que mis diseños tienen que ver con eso, con un mundo que estoy tratando de armar, un universo donde las personas se sientan cómodas y bien con ellas mismas usando mi ropa.

¿Qué destacás de tu formación en la Universidad de Palermo?

Le tengo mucho aprecio a la universidad porque ellos me enseñaron todo lo que sé. Siento siempre mucho apoyo, ellos apoyan mucho a sus alumnos. Lo que me aportó fue disciplina. La exigencia y los conocimientos siempre te dan buenas bases. La universidad te empuja bien pero está en uno trabajarlo, cumplir tu meta, realizar tu sueño.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Empezar a mostrar que también hago diseños a medida, de alta costura. Quiero hacer más colecciones. Además, abrí mi local de ropa hace poco y me gustaría verlo funcionar. También, abrí la página e-commerce y quisiera ver cómo poder empezar a abrir en otros lados y hacer crecer de a poco la empresa.

¿Qué consejos podés compartir con los alumnos?

Conocerse bien a uno mismo, saber quién eres, poder definir tu identidad y creer en ti. Por otro lado, el trabajo duro te lleva siempre a un buen lugar. Tener los pies en la tierra. En mi caso siempre estoy volando a otro mundo pero en mi cabeza trato de tener siempre mis pies en la tierra y pensar que hay que obrar con humildad.