Belén Castaldo, alumna UP, realizó un intercambio en Vermont, Estados Unidos

Belén se encuentra en el tercer año de la Licenciatura en Fotografía en la Universidad de Palermo y aprovechó la oportunidad de hacer un intercambio académico en la Northern Vermont University, Estados Unidos. Allí, además de incorporar experiencias en su área estudiantil y conocer nuevos compañeros de estudio, decidió vivir en el campus de la universidad para adentrarse y aprender un poco más sobre la cultura local.

¿Por qué elegiste hacer este intercambio en la universidad Northern Vermont?

Elegí a Northern Vermont University porque según el programa por el cual viajé, ISEP, encajaba dentro de las características de mi carrera, junto con mis necesidades de estudio. Asimismo, seleccioné esta universidad por el hermoso paisaje que tiene ya que se encuentra en el medio de la montaña y la paz de alejarme de la ciudad de Buenos Aires.

¿Qué herramientas aportó esta experiencia a tu carrera?

Esta experiencia me sirvió personalmente para ampliar mi desempeño no solo como fotógrafa, sino como artista debido a que estoy cursando numerosas materias relacionadas con el dibujo y la pintura. Además, no solo me sirvió para desarrollarme mejor artística y profesionalmente, sino que también fue sumamente útil para mejorar mi inglés y manejarlo a un nivel bilingüe.

¿Qué es lo que más te gustó de visitar Estados Unidos?

La experiencia que me brinda visitar otro país va más allá de lo que uno puede llegar a vivir siendo turista. Al vivir y estudiar en Estados Unidos, llegué a aprender muchísimas cosas en cuanto a cultura, formas de relacionarse, trabajo y arte. Lo que más me gustó definitivamente es vivir en el campus universitario, una experiencia de película que nunca pensé que iba a tener.

¿Qué consejos compartirías con otros estudiantes que quieren hacer un intercambio?

Mi principal consejo es no abandonar la idea de irse de intercambio, porque a veces es difícil y lleva mucho tiempo buscar universidades, materias, organizar el viaje, cumplir todos los requisitos que piden, etcétera. Irse de intercambio lleva muchísimo tiempo de planificación y como recomendación sugiero nunca bajar los brazos por difícil que pueda ser. Al empezar con tanto tiempo de anticipación uno piensa que nunca va a llegar el día en el que esté en el aeropuerto a punto de embarcar: hasta que ese día llega y la espera brinda sus frutos.

Más notas