Jorge Quintero Contreras, egresado de Producción Musical UP y emprendedor

"La UP me ayudó a encontrar el camino de lo que yo quería hacer", asegura Jorge Quintero Contreras, egresado de Producción Musical UP, quien desde Venezuela vino a estudiar a la Universidad de Palermo con el objetivo de formarse profesionalmente en el área de su interés: la industria musical. Lo que nunca imaginó, es que además del título se iba a llevar un grupo de buenos compañeros con quienes crearían el proyecto NEUN. Se trata de “un emprendimiento de servicios de producción musical y diseño gráfico, apuntado a los músicos y artistas argentinos en principio, pero la idea es expandirse a Latinoamérica”, explica Jorge entusiasmado.

¿En qué consiste el emprendimiento NEUM?

Lo comenzamos junto a un compañero de la carrera y otro amigo de la facultad que estudia producción de música para películas. Hoy en día somos un equipo de siete personas, todos formados en la UP, que ofrecemos todo lo que brinda un sello discográfico a un artista para desarrollar su carrera de forma integral: su estética, concepto y el marketing necesario para que la canción alcance todo su potencial.

¿Cómo es el proceso de trabajo que realizan con un artista?

Depende de lo que cada artista solicite o necesite. Con algunos iniciamos con el proceso de composición y producción de la canción o de las canciones, para así, luego mezclarlas y masterizarlas, mientras que el área de diseño y marketing desarrollan la identidad visual y diseñan un plan estratégico para el lanzamiento del mismo. Por otro lado, con otros artistas que son más autogestivos, es decir que se producen ellos mismos y realizan sus propios diseños, nuestra labor se enfoca en el proceso de mezcla y masterización de las canciones para su posterior lanzamiento y difusión.

¿Qué crees que es más importante para un artista a la hora de lanzarse a la industria musical?

Es diferenciarse del resto. Actualmente todo el mundo tiene acceso a lanzar su música, por lo que es primordial que tu proyecto tenga una identidad única, que tu sonido encuentre el punto medio entre: no copiar y pegar el “sonido del momento” y no crear un producto tan complejo que sea difícil de digerir para el público. Además, al momento de lanzarse es vital no conformarse con publicar la canción en Spotify, que es el error más grande y común de los artistas hoy en día; pues se debe de sacar el mayor provecho posible a esa obra que se tardó seguramente meses en preparar, por ello en NEUN nos enfocamos en nuestra área de marketing para aportar estrategias de comunicación eficientes y novedosas.

¿Cuáles son los mayores desafíos que tienen a la hora de producir para un artista?

Uno de los mayores desafíos al momento de producir es encontrar el sonido único de cada artista, partiendo de sus referencias e influencias pero apuntando a un sonido propio. Al igual que en algunos casos puede suponer un reto él mantener la esencia de la canción, es decir, que la canción y su composición puedan sostenerse solas. Siempre trabajamos en equipo y mano a mano con los artistas para lograr superar ambos desafíos.

“Uno de los mayores desafíos al momento de producir es encontrar el sonido único de cada artista”.
¿Cómo compones canciones, de dónde te inspiras?

Para mí el proceso de composición es distinto para cada canción, lo cual hace entretenido e interesante la labor. En algunas ocasiones comienzo tocando los acordes en el teclado e improviso la melodía y letra sobre dichos acordes, en otras ocasiones comienzo desarrollando la pista y luego compongo directamente sobre el track ya producido, mientras que en otros casos escribo gran parte de la letra y de ahí parto a desarrollar el resto del tema.

¿Cómo fuiste abriéndote paso en tu profesión?

Mi primer trabajo en la vida fue gracias a la UP: un compañero que me conectó con un bar de Buenos Aires que buscaba artistas musicales y trabajé durante un año y medio en ese lugar, hasta la pandemia. Mi trabajo era conseguir artistas para las noches y programar las canciones, el orden, los tiempos y toda la cuestión técnica. La Universidad de Palermo te genera esa red de vínculos.
“Mi primer trabajo en la vida fue gracias a la UP: un compañero me conectó con un bar de Buenos Aires que buscaba artistas musicales".

¿Qué otras experiencias laborales fueron significativas para tu crecimiento?

Comencé a trabajar de forma independiente en la plataforma Fiverr, donde vendes tus servicios de composición musical y producción. Me lo recomendó un compañero y ya llevó más de dos años haciéndolo porque me resultó súper bien y me conecta con gente de diversos países, como Nueva Zelanda, Italia y Arabia Saudita. Fue todo un reto realizar música y respetar su estilo árabe, sin poder dialogar en un idioma en común con quien me pedía el trabajo, pero la música es un lenguaje universal y ya llevo más de 50 pedidos hechos. Compongo y produzco canciones: la gente pide una letra, la composición de una melodía o una canción entera. Fue una forma segura durante la pandemia de garantizar ingresos.

¿Qué creés te aportó estudiar la carrera Producción Musical?

Cuando comencé a estudiar en la UP apuntaba a realizar shows en vivo o dedicarme al management de artistas. Pero todo cambió al comenzar a cursar una materia: Técnica de sonido y grabación. Me encantó, me hizo componer y durante la pandemia avancé en esa dirección.
"Estoy súper agradecido con la UP porque me ayudó a encontrar el camino de lo que yo quería hacer con mi vida, que es producir música".
¿Qué destacás de tu paso por la Universidad de Palermo?

Estoy súper agradecido con la UP porque me ayudó a encontrar el camino de lo que yo quería hacer con mi vida, que es producir música. Me llevó por distintos espacios de la industria musical y a partir de una materia decidí qué quería hacer. Además me permitió crear una red de contactos y de amigos que me ayudan a poder realizar mi trabajo diario con muchísima alegría. En mi vida laboral, una cosa fue llevando a la otra y siempre la situación se inició a partir de un amigo de la UP. Es increíble.