Martín Umarán, Alejandro Melamed y Mariano Longo participaron del Ciclo de Grandes Líderes de la UP

Alejandro Melamed, reconocido consultor disruptivo, autor y conferencista internacional; Martín Umarán, cofundador y director de Personal de Globant; y Mariano Longo, fundador de Aeroset, fueron invitados a participar del Ciclo de Grandes Líderes, organizado por el Departamento de Desarrollo Profesional de la UP, con el objetivo de compartir experiencias y anticipar las tendencias que se vienen en el mundo laboral.

Los niños de hoy van a dedicarse a trabajos y profesiones que ni siquiera fueron inventados. Muchos de ustedes van a estudiar carreras que nunca hubieran imaginado”, compartió entre las primeras reflexiones Melamed, experto en transformación digital y liderazgo.

Ante las consultas sobre cómo aprovechar las oportunidades, sostuvo que muchas veces se encuentran donde menos lo esperamos: “Cuando capitalizás las experiencias de los demás y tenés una mentalidad de crecimiento estás abierto a nuevas posibilidades. Hay que tener apertura a lo nuevo, inquietud y ganas de más”, comentó, y a continuación aconsejó: “Para desempeñarnos en el ámbito laboral, todos deberíamos tener la actitud de ser aprendices de por vida, ser flexibles y estar formándonos continuamente”.

Por su parte, radicado en España, Umarán reflexionó acerca de las enormes posibilidades que observan desde Globant: “La digitalización es imparable. No hay manera de que en el futuro, el mundo no vaya a ser más digital, y necesita cada vez más gente capacitada”.

Sobre las cualidades fundamentales en un colaborador, señaló: “Nos parece muy importante que sepan trabajar en equipo, que tengan valores morales y que puedan ir más allá del trabajo que les dan. Piensen en grande, tengan iniciativa y sean emprendedores dentro de la compañía. Si trabajan y se enfocan, pueden hacer cosas muy importantes”.

Durante el último encuentro virtual, Mariano Longo contósus experiencias como emprendedor y los desafíos de lanzar Aeroset, compañía que se dedica a vender piezas para la reparación de aviones a nivel internacional. “Lo primero al comenzar un emprendimiento es el corazón. A mí me motivaron las ganas de empezar algo distinto, la aventura; y soy el ejemplo de que todo se aprende en la vida, si uno tiene las ganas”, expresó.

En cuanto a las recomendaciones para jóvenes profesionales, destacó que “el saber inglés es básico, pero más allá de la experiencia profesional previa, lo más importante  es tener fuego interno, todo lo demás se puede aprender”. 

Finalmente, los tres oradores coincidieron en un mismo pensamiento: “Es fundamental hacer lo que a uno lo haga feliz”.

Al concluir esta serie de enriquecedores e inspiradores encuentros, la moderadora María Inés del Árbol, coordinadora de Desarrollo Profesional, resumió: “Este ciclo fue un lujo, porque nos permitió observar cómo desde la Argentina se pueden crear empresas y proyectos con una valuación altísima, que funcionan y tienen proyección internacional”.