Inscripción online Solicitud de información Reuniones informativas Consulta por equivalencias
Inscripción online Solicitud de información Reuniones informativas Consulta por equivalencias
Lecciones de alto vuelo
25/03/2014

Lecciones de alto vuelo

Alejandro Popovsky, Director de Ingeniería en Eletrónica, comenta sobre el innovador fenómeno de los drones en las universidades argentinas.

Lecciones de alto vuelo

Desde que compañías como Amazon y Rolls-Royce, e incluso organismos del Gobierno, empezaron a utilizar estos vehículos no tripulados, aparecieron en el mundo capacitaciones y posgrados vinculados a su desarrollo. ¿Cuál es la oferta de formación en el país?

El manejo de vehículos no tripulados o drones no es tema nuevo. Muchos aficionados los construyen y operan desde hace años. Pero en diciembre estos curiosos aparatos dejaron de ser monopolio de los "geeks" o fanáticos de la tecnología y comenzaron a atraer el interés de los emprendedores, cuando el portal de e-commerce Amazon informó que los utilizaría para realizar envíos en Estados Unidos.

Una vez "blanqueada" la intención de Amazon, UPS también hizo público que está evaluando el uso de los aviones no tripulados. Más aún, empresas de seguridad y de servicios se sumaron rápidamente a la tendencia, como Endesa, que los empleó para revisar a distancia redes de electricidad en España.

Estos vehículos están en el foco de las principales empresas del mundo, desde Google y Nissan, en el caso de los automóviles sin conductor, hasta Rolls-Royce, que diseñó una flota de barcos de carga que se operarán a control remoto. Incluso trascendió que Facebook estaría interesada en adquirir Titan Aeroespace, una compañía que fabrica drones que funcionan con energía solar.

Tan populares resultaron estos simpáticos dispositivos que hasta el excéntrico diseñador Karl Lagerfeld los utilizó en el desfile de otoño/invierno 2014-2015 de Fendi, en la Semana de la Moda de Milán, para filmar a las modelos desde el aire.

Pero no hace falta ir hasta Estados Unidos o Europa para encontrarlos. En la Argentina ya complementan el sistema de las cámaras de seguridad en el Municipio de Tigre. Y también la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) los empleó en los operativos para detectar viviendas en la Costa Atlántica que pagaban impuestos como si fueran terrenos baldíos.

 

Sobrevolando el aula
En la Argentina la formación en materia de drones es incipiente pero avanza a paso firme. Si bien no cuenta con carreras específicas aún -como si sucede en otros países- en las universidades vinculadas a la educación técnica e ingeniería ya se incluye la temática en la currícula de estudios.

La Universidad de Palermo actualmente empieza a adentrarse en esta temática, aunque solo desde el punto de vista del diseño y construcción de pilotos automáticos. "La navegación de estas naves va a requerir de sensores, controladores, inteligencia artificial y mucho desarrollo. Es posible que alguno de nuestros ingenieros deban trabajar en esto en el futuro y entonces podrán aprovechar la participación que tiene en nuestros proyectos de control de vuelo", dijo al respecto Alejandro Popovsky, Director del Departamento de Electrónica de la Facultad de Ingeniería de la UP.

 

Posgrados y ¿salida laboral?
A nivel mundial, se preveé que los drones jugarán un papel cada vez más importante en distintas industrias. Serán aplicados por empresas de seguridad o firmas de logística, pero también en la arquitectura para fotometría y para detectar fallas en edificios o espacios altos; en el control de campos para la agricultura; la filmación de películas, eventos o cobertura de noticias; el diseño de obras de ingeniería, entre otras actividades.

De concretarse esta previsión, y en vista de las inversiones que realizarían firmas como Google, Nissan, Amazon, UPS, entre otras, no faltan emprendedores que quieran proveerles servicios asociados con vehículos no tripulados. A simple vista, las cifras son prometedoras: se calcula que, hasta 2015, esta industria habrá creado unos 70.000 puestos de trabajo en Estados Unidos, y en la década posterior, otros 100 mil. Los datos son de un estudio de la Asociación de Sistemas de Vehículos No Tripulados Internacionales (AUVSI), que representa a más de 7.000 empresas relacionadas con drones en 60 países.

Bajo esta premisa, varias universidades estadounidenses ya ofrecen cursos, posgrados e incluso doctorados para formar a los estudiantes en el emergente campo de los aviones no tripulados.

La más popular de estas academias es Unmanned Vehicle University, un centro universitario en Phoenix (EE.UU.) que forma a futuros pilotos de drones, también a expertos en su ingeniería y fotógrafos aéreos profesionales. Esta casa de estudios tiene una maestría ingeniería de sistemas no tripulados. La currícula incluye cursos de arquitectura, desarrollo, simulación, análisis e integración de sistemas complejos y procesos. Los graduados pueden cursar un doctorado en la misma institución.

Universidades como la de Dakota del Norte y la de Kansas también tienen en funcionamiento carreras en esta materia. Los estudiantes se forman en matemática, física e ingeniería, entre otras especialidades.

No obstante, en la Argentina las expectativas respecto del potencial de estos dispositivos para generar una industria -con su consecuente demanda laboral- son mucho más moderadas, y los expertos son cautos antes de anticipar una especie de "boom" de los drones.

Leer nota completa